DEBATES PRESIDENCIALES

Los moderadores también se enfrentan a un momento decisivo en su carrera

Cuatro afamados reporteros televisivos moderarán los cuatro cara a cara de estas elecciones

Un joven posa como moderador para las pruebas de imagen en el debate presidencial entre Barack Obama y Mitt Romney.
Un joven posa como moderador para las pruebas de imagen en el debate presidencial entre Barack Obama y Mitt Romney. CHIP SOMODEVILLA (AFP)

La presión no puede ser mayor. Frente a ellos se hallan dos aspirantes a la presidencia de la primera potencia mundial. Les ven 60 millones de telespectadores. Deben ser inquisitivos, pero no agresivos. Su obligación es calibrar las preguntas, para no ayudar a que la balanza se incline a un lado o a otro. Su labor incluye también el control del tiempo que se otorga a cada respuesta. Y lo cierto es que con una sola frase, pueden decidir la suerte de toda una campaña electoral norteamericana. Los moderadores de los debates sufren tanta presión como los propios candidatos.

Los cuatro presentadores de este año han sido elegidos por la Comisión de Debates Presidenciales, que opera, de forma independiente, desde 1988, y que en total ha organizado seis años de cara a cara entre candidatos. Los cuatro son ampliamente respetados en la profesión, y, aun más importante, tienen fama de independientes. En sus comentarios en televisión no se les percibe un sesgo favorable hacia el campo demócrata o republicano. Este año son dos hombres, Jim Lehrer de PBS y Bob Schieffer de CBS, y dos mujeres, Candy Crowley de CNN y Martha Raddatz de ABC, que presentará el de vicepresidentes.

Jim Lehrer presidirá el debate de esta noche en Colorado. Es toda una institución en este tipo de encuentros. Se le conoce como “el decano de los moderadores”. El de esta noche es su duodécimo debate presidencial. Tan amplia es su experiencia que en 2011 le dedicó un libro de memorias, titulado La Ciudad de la tensión. “La experiencia es similar a caminar sobre el filo de un cuchillo”, escribió Lehrer. “Hay posibilidades de gozo y satisfacción, y de horror y fracaso, aguardando a los que moderan. Hay tanto en juego que todo queda agrandado en los debates entre presidentes”.

Lo sabe muy bien Schieffer, que moderará el último encuentro, que se celebrará en Florida el 22 de octubre. Este veterano corresponsal político ha decidido no cubrir los debates previos al suyo, para que no se le pueda acusar de criticar a un candidato más que a otro. Crowley, de CNN, es la primera mujer que presentará un cara a cara de presidentes en 20 años. Lo hará el 16 de octubre en Nueva York. En las elecciones de 2008 otra mujer, afroamericana, Gwen Ifill, de PBS, presentó el encuentro entre los aspirantes a la vicepresidencia Joe Bide y Sarah Palin. La fórmula generalizada es la de tres encuentros entre aspirantes a la presidencia y uno entre los candidatos a vicepresidente.

El primer debate televisivo tuvo lugar en 1960. Enfrentó a John F. Kennedy y Richard M. Nixon. Todo EE UU vio el sudor recorrer la faz de candidato republicano, que acabó perdiendo las elecciones de aquel año. El formato era notablemente diferente al actual. Había un presentador, Howard K. Smith, de CBS, y cuatro comentaristas de las grandes cadenas generalistas de la nación. No hubo debates en 1964, 1968 y 1972. Los siguientes comicios donde hubo cara a cara televisados fueron los de 1976, en los que Jimmy Carter ganó a Gerald Ford.

En el segundo debate de aquellos comicios, una frase ayudó a que Ford perdiera la presidencia. “No hay dominación soviética de Europa del Este”, dijo el entonces presidente. “lo siento, ¿puedo seguir con una pregunta?”, dijo el comentarista Max Frankel, de The New York Times. “¿He entendido bien, señor? ¿Ha dicho que los rusos no emplean Europa del Este como su propia esfera de influencia, y ocupan con sus tropas los países para asegurarse de que es una zona comunista?”. “No lo creo, señor Frankel”, dijo el presidente.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La selección de los cuatro presentadores de este año, todos de raza blanca, ha provocado sonadas protestas. El consejero delegado de Univisión, Randy Falco, envió una carta la presidenta ejecutiva de la comisión que los organiza, Janet H. Brown, en la que expresaba “la frustración de los millones de hispanos que no ven su voz representada en los próximos debates”. Lo mismo han hecho diversas organizaciones que representan a la minoría afroamericana, como la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS