Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Julián Castro: “El sueño americano es una carrera de relevos”

"Mi madre peleó fuerte por los derechos civiles para que hoy yo en lugar de tener en las manos una fregona tenga un micrófono”

El alcalde de San Antonio, Texas, Julián Castro, saluda tras pronunciar un discurso este martes.
El alcalde de San Antonio, Texas, Julián Castro, saluda tras pronunciar un discurso este martes. EFE

“Que Dios los bendiga”, sin ser traducido del inglés, así en español. Acabar los discursos con un ‘God bless you’ y por supuesto con ‘God bless the United States of America” (Dios bendiga a Estados Unidos) es pura costumbre para los políticos norteamericanos. Si la estrella ascendente que dicen que ilumina a Julián Castro sigue su recorrido a la estratosfera política en la que se encuentra la Casa Blanca, la frase se oirá más y más.

Julián Castro ha recordado esta noche cómo su abuela, la mujer que hizo posible que él sea quien es hoy, les susurraba a él y a su hermano Joaquín cuando salían para el colegio ‘Dios les bendiga’, mientras se santiguaba. La historia que ha contado Castro no es una carrera de 100 metros ni un maratón. “El sueño americano es una carrera de relevos”, ha proclamado Castro. Relevo que el alcalde de San Antonio, Tejas, tomó de su madre, Rosie, y esta de la suya, Victoria, que llegó a EE UU proveniente de México siendo una niña huérfana que lo único que tenía que ofrecer era su trabajo.

“Mi abuela nunca poseyó una casa”, ha explicado Castro. “Mi abuela limpiaba las casas de otros para poder pagar el alquiler de la suya”, ha proseguido. Y sin embargo, la abuela del alcalde logró ver cómo su hija se graduaba en la Universidad. “Y después mi madre peleó fuerte por los derechos civiles para que hoy yo hoy en lugar de tener en las manos una fregona tenga un micrófono”, ha proclamado Castro.

La abuela de Castro no ha vivido lo suficiente para ver a su nieto dar el discurso más importante de la Convención Demócrata –de momento el más importante de su vida- ni ser alcalde de la séptima ciudad más grande de EE UU. “Sin embargo, hubiera pensado lo extraordinario que es que solo dos generaciones después de que ella llegara a San Antonio, uno de sus nietos sea el alcalde y el otro —pueblo de San Antonio mediante— va camino del Congreso de EE UU”.

Los demócratas buscan estos días en Charlotte conectar con la clase media, esa clase que nada tiene que ver con el candidato republicano, quien posee cuentas millonarias en Suiza e ingresos de decenas de millones de dólares. “Mitt Romney no se entera”, ha exclamado Castro para deleite de los presentes. “Hace unos meses les dijo a los estudiantes de la Universidad de Ohio que abrieran un negocio”. “¿Con qué dinero? Pídanles a sus padres”, ha respondido sarcásticamente que dijo Romney. “Romney no sabe lo fácil que lo ha tenido en la vida”, ha concluido Castro.

El joven alcalde ha hablado de América como la tierra de las oportunidades, pero oportunidades que se logran trabajando juntos. “De toda la ficción que he oído la semana pasada en Tampa la que encuentro más preocupante es esta: si todos vamos a lo nuestro, nuestro nación se hará más fuerte”, ha contado Castro. “Romney y Ryan no entienden que para tener oportunidades hay que invertir en ellas”.

“América no se ha convertido en la tierra de las oportunidades por accidente” “La generación de mi abuela y generaciones anteriores siempre vieron más allá de su horizonte y de sus circunstancias y creyeron que las oportunidades que se crean hoy resultarían en prosperidad mañana”, ha concluido el alcalde.

“Dios les bendiga”, ha dicho Castro a la audiencia, mientras las cámaras enfocaban a su hija de tres años, Carina Victoria, que coqueta jugaba con su pelo.