Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un atentado empaña la victoria independentista en Quebec

El partido de Pauline Marois se queda por debajo de la mayoría absoluta

Un hombre abre fuego y mata a una persona durante la comparecencia de la líder del PQ

Una persona resultó muerta y otra herida este martes en Montreal (provincia de Quebec, Canadá) por los disparos de un individuo armado que entró en el centro donde la líder de la formación independentista Parti Québécois, Pauline Marois, pronunciaba su discurso de victoria tras ganar las elecciones provinciales. Los votantes de la región francófona de Quebec han desalojado en las urnas a los liberales y abierto la puerta a un Ejecutivo en minoría liderado por el Parti Québécois. Marois será la primera mujer que ocupe la jefatura de Gobierno en Quebec.

Sobre la medianoche del martes (seis de la madrugada en España) y tras un ruido ensordecedor, dos agentes interrumpieron la intervención de la vencedora en los comicios y la llevaron entre bastidores. Según la policía de Montreal, un hombre de 45 años murió por disparos y otro de 30 resultó herido de gravedad después de que un individuo entrase por una puerta trasera y abriese fuego.

El autor de los disparos, de 62 años e identificado como Danny Richer, accedió a la sala vestido con un albornoz y un pasamontañas. La policía lo detuvo y le encontró dos armas, según informó France Presse. En una de las imágenes facilitadas por la prensa canadiense se ve un rifle Kalashnikov. Al ser detenido, el pistolero gritó en francés con acento inglés “los anglófonos se están levantando”. Está proclama hace referencia a la llamada revuelta del arce, protesta protagonizada por los estudiantes contra el Gobierno y que instó al adelanto electoral.

Marois regresó poco después al escenario para finalizar su discurso, agradecer a sus seguidores el apoyo ofrecido y pedirles que salieran con calma del centro de convenciones. Antes del incidente, la líder del partido independentista reafirmó su compromiso de separar el destino de Quebec del de Canadá. “Como nación queremos tomar decisiones que nos afecten a nosotros mismos”, afirmó Marois. “El futuro de Quebec es convertirse en un país soberano”, prosiguió.

La primera ministra electa destacó también que la lengua francesa es esencial para el futuro de la provincia, tras lo que se dirigió a la población anglófona de Quebec en inglés y prometió protegerles y forjar un futuro en el que estuvieran todos juntos al lado de las primeras potencias. “El cinismo ha perdido y ha ganado la esperanza”, manifestó la líder del Parti Québécois. “Por primera vez, el Gobierno de Quebec será dirigido por una mujer”, destacó.

El Parti Québécois formará probablemente un Ejecutivo en minoría tras no alcanzar una suma de escaños suficiente para gobernar en solitario, por lo que queda en el aire si Marois convocará o no un referéndum sobre la independencia de la provincia francófona canadiense. En la última consulta de este tipo, celebrada en 1995, los separatistas perdieron por apenas unas décimas y 50.000 votos.

El líder del Partido Liberal, Jean Charest, primer ministro saliente tras nueve años a los mandos del Gobierno de Quebec, perdió incluso el escaño en el distrito de Sherbrook, que ahora ocupará el candidato de los independentistas, Serge Cardin. Charest ha presentado su dimisión de la dirección del partido. El apoyo a los liberales ha caído en picado por la gestión de la huelga estudiantil, denuncias de corrupción en el sector de la construcción y la aprobación de la Ley 78, una norma con una fuerte oposición que pone trabas a las manifestaciones y que sacó a las calles a miles de quebequeses.

Marois se ha comprometido a celebrar una reunión sobre la financiación de la educación superior antes de la reanudación de las clases y a derogar la Ley 78. Y ha expresado su deseo de celebrar un tercer referéndum sobre la soberanía de Quebec.

Más información