Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un avión español desata la alarma por secuestro en el aeropuerto de Ámsterdam

El aparato, procedente de Málaga, perdió la comunicación con la torre de control, que dio la alarma

El Ejército holandés envió dos F-16 para escoltar a la nave

Las autoridades holandesas han aplicado este miércoles sin dudarlo el protocolo antiterrorista, cuando un fallo en la comunicación entre un avión de la compañía española Vueling y la torre de control del aeropuerto de Ámsterdam-Schiphol, provocó una falsa alarma de secuestro. Según Erik Akerboom, coordinador nacional de la lucha antiterrorista, “el comandante del vuelo VY 8366 [procedente de Málaga y con 183 pasajeros a bordo] no contestó a las preguntas de los controladores aéreos, ni siguió sus instrucciones”. “Tampoco tomó la ruta indicada para acceder al aeródromo”, añadió Akerboom. Al haber entrado en el espacio aéreo holandés sin dar las correspondientes explicaciones, su actitud fue considerada sospechosa. De inmediato, dos F-16 del Ejército salieron a su encuentro para escoltarle durante el aterrizaje.

Una vez en tierra, el aparato recuperó la comunicación y fue apartado a una pista secundaria acompañado por ambulancias, coches de policía y de bomberos. Un mediador policial habló entonces con el piloto y comprobó que no había habido peligro alguno. Vueling se apresuró a desmentir el secuestro o cualquier otro incidente. “La torre, al no poder hablar con el avión, ha decidido alertar al aeropuerto. Los pasajeros no han tenido nunca sensación de riesgo”, aseguraron portavoces de la compañía, que dirige Josep Piqué, antiguo ministro de Industria y Asuntos Exteriores.

Hacia las cuatro de la tarde, y después de pasar dos horas en el interior del aparato, desembarcaron los viajeros y la tripulación. Sus primeras palabras fueron de sorpresa por lo ocurrido. “Dimos varias vueltas sobre Rotterdam y después aterrizamos. Dentro nadie estaba nervioso ni nada parecido”, dijeron algunos pasajeros al abandonar Schiphol.

El incidente tiene lugar después de que el servicio antiterrorista holandés tuviese noticia de supuestos planes de Al Qaeda para atentar contra el país

El suceso provocó confusión en el aeropuerto, que había cerrado a primera hora de la mañana la Terminal C, de la que salen vuelos con destino a la UE, para desenterrar una bomba de la II Guerra Mundial hallada durante unas obras en las pistas. De 500 kilos, hubo que trasladarla a siete kilómetros del lugar para su posterior desactivación. Schiphol fue una base aérea de los nazis durante la contienda. En 1945 fue destruido por los bombardeos, y cada cierto tiempo aparecen proyectiles similares.

La pronta reacción del servicio antiterrorista holandés se produjo poco después de que la prensa nacional se hiciera eco de los supuestos atentados planeados por Al Qaeda contra el país, en concreto en La Haya. La noticia, publicada por el rotativo paquistaní The Friday Times, señala que la organización terrorista “habría entrenado a dos jóvenes somalíes para que viajaran a Europa haciéndose pasar por cristianos, con explosivos y pasaportes españoles robados”. Los propios servicios de inteligencia holandeses calificaron la amenaza de “asunto grave”.