Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sale de prisión la mujer y cómplice del pederasta belga Dutroux

Michelle Martin, que ha cumplido 16 de los 30 años a los que fue condenada, ingresa en un convento de clarisas

Michelle Martin, en el juzgado de Arlon, en 2004.
Michelle Martin, en el juzgado de Arlon, en 2004. AFP

Bélgica se enfrenta a sus demonios tras la puesta en libertad condicional de una de las protagonistas del caso de pederastia que sacudió al país en la segunda mitad de los años noventa. El Tribunal de Casación de Bélgica confirmó ayer la liberación de Michelle Martin, exmujer y cómplice de Marc Dutroux, el hombre que entre 1995 y 1996 secuestró y violó a seis niñas, de las que mató a cuatro. Martin, que lleva en la cárcel 16 de los 30 años a los que fue condenada, ha ingresado en un convento de monjas Clarisas en la pequeña localidad de Malonne, al sur de Bélgica.

En contra de la opinión de los familiares de las víctimas y de gran parte de la ciudadanía belga, el máximo tribunal belga ha dado la razón al Tribunal de Aplicación de Penas de Mons, que aceptó el plan de reinserción de Martin, y al fiscal general, Raymond Loop.

Varios miles de personas se manifestaron el 19 de agosto en Bruselas contra la puesta en libertad de Martin. “Va a estar libre. Para mí no hay nada que se puede hacer ya”, aseguró el lunes Jean-Denis Lejeune, el padre de Julie, una de las dos niñas de ocho años a las que Dutroux dejó morir de hambre. “Comprendo la emoción de las familias y de la población, porque estos crímenes abominables aún están muy presentes en nuestras memorias”, aseguró el primer ministro, el socialista Elio Di Rupo.

Martin, una antigua profesora de 52 años, deberá asistir a todas las citas con el juez de vigilancia penitenciaria y, aunque podrá salir del convento, tiene prohibido acercarse a las residencias de sus víctimas o tener contacto con los medios de comunicación. El sindicato de policías ha estimado que la protección y seguridad de Martin supondrá un coste de 120.0000 euros al mes, según recoge la agencia Efe.

Las 12 monjas que viven en el convento de Malonne han justificado la decisión de aceptar a Martin por la tradición de hospitalidad y por el principio de misericordia. Dutroux fue condenado en 2004 a cadena perpetua y se divorció de Martin en 2003. Su fuga durante unas horas costó el puesto en 1998 a los ministros de Interior y de Justicia.

Más información