Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una Pussy Riot compara el proceso en su contra con la época estalinista

Un tribunal rebaja sustancialmente la pena a Platón Lébedev, el socio del multimillonario Mijáil Jodorkovski

Una miembro del grupo Pussy Riot entra esta mañana a un juzgado en Moscú.
Una miembro del grupo Pussy Riot entra esta mañana a un juzgado en Moscú. AFP

El proceso contra el grupo punk Pussy Riot, acusado de incitar al odio religioso después de que en febrero pasado realizaran en la catedral de Cristo Redentor un show anticlerical con una canción en la que le pedían a la Virgen que expulsara a Putin del Kremlin, ha terminado prácticamente. Ahora solo queda la lectura del veredicto, que puede durar más de un día, y que comenzará el 17 de este mes. 

Hoy fue el día de los discursos finales de los abogados y de las tres acusadas, María Aliójina, Yekaterina Samutsévich y Nadia Tolokónnikova, quienes insistieron en el carácter político de su actuación en la catedral y que una vez más se disculparon por haber herido, sin pretenderlo, los sentimientos religiosos de los creyentes. Una de las integrantes equiparó el proceso a la época estalinista. Recalcaron que su "rezo punk" era una protesta contra la unión de la jerarquía eclesiástica ortodoxa con el Kremlin y, concretamente, contra el apoyo que el patriarca Cirilo había dado a Vladímir Putin en vísperas de las elecciones presidenciales. Tolokónnikova dijo, en particular, que ellas eran "payasos, bufones que no hacen daño".

La defensa pidió la libertad de las tres activistas argumentando que lo que ellas habían hecho solo podía calificarse como "ofensa a los sentimientos religiosos de los ciudadanos o profanación de los objetos venerados por los creyentes", acciones que a su vez solo pueden ser calificadas de acuerdo con el Código Administrativo pero en ningún caso con el Penal. El fiscal, por su parte, había exigido ayer tres años de cárcel para las Pussy Riot.

Mientras tanto, las Pussy Riot continúan recibiendo muestras de solidaridad. Madonna, en su concierto moscovita de anoche, dijo ante los miles de espectadores, que "esas tres chicas han hecho algo muy valiente y yo rezo por su liberación". Además, cantó Like a Virgin con una máscara como las que usó el grupo punk en la catedral ortodoxa, y en su cuerpo se podía leer "Pussy Riot", escrito con un marcador negro. También más de 100 diputados alemanes firmaron una carta en defensa de las activistas. Y el conocido pope Andréi Kuráyev, profesor de la Academia Espiritual de Moscú, escribió que si condenan a tres años a las muchachas, ellas se convertirán en mártires y surgirán "numerosos imitadores". De ahí que Kuráyev pida una sentencia condenatoria, pero sin cárcel.

Rebaja de condena para un socio del multimillonario Jodorkovski

Mientras tanto, la decisión de un tribunal da esperanzas de pronta libertad al socio del oligarca Mijaíl Jodorkovski. El proceso contra las Pussy Riot transcurre en el Juzgado Jomóvnicheski, el mismo donde en su época condenaron al multimillonario petrolero Jodorkovski y a su socio Platón Lébedev. Ahora, la suerte parece haberle sonreído a este último: después de estudiar la petición de sus abogados, el tribunal de Velsk —ciudad de la provincia de Arjánguelsk, en el norte de Rusia—, rebajó la condena a Lébedev en tres años y cuatro meses, quedando en un total de 9 años y ocho meses. Si esta decisión judicial queda en vigor, Lébedev podrá salir en libertad el 2 de marzo próximo.

La defensa había pedido la rebaja de la pena después de que entraran en vigor las últimas modificaciones al Código Penal ruso, que atenuaban seriamente el máximo de prisón por delitos económicos y podían ser aplicadas a personas que cumplen actualmente condena.

Los abogados de Lébedev habían pedido la liberación inmediata de su cliente, pero la verdad es que no esperaban que esto ocurriera, como tampo que la pena fuera rebajada de una manera tan sustancial. Ahora Lébedev debe decidir si los abogados apelan esta nueva sentencia, para lo cual tienen, lo mismo que la fiscalía, 10 días.

En cualquier caso, la decisión judicial es interpretada como un guiño hacia Jodorkovski, que ahora podría pedir también él una rebaja de su pena, confiando en que el nuevo veridicto será similar al de Lébedev. Yuri Schmidt, uno de los abogados del oligarca encarcelado, declaró estar seguro de que la decisión de rebajarle la pena a Lébedev había sido tomada en Moscú y no en Velsk.

Jodorkovski y Lébedev fueron condenados por los mismo delitos (estafa, evasión de impuestos y lavado de dinero) y de acuerdo con los mismos artículos del Código Penal. Por ello cabe esperar que, si la defensa de Jodorkovski decide apelar ahora, el multimillonario, que está en prisión desde octubre de 2003, podría salir en libertad antes de los previsto.