Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Romney comienza a recaudar más fondos que Obama en la campaña más cara

En julio, el republicano ingresó 101,3 millones de dólares, 25 más que Obama

La revista Time estima que las elecciones costarán 2.500 millones de dólares

Romney en una visita a Illinois, el 7 de agosto.
Romney en una visita a Illinois, el 7 de agosto. AFP

La campaña presidencial de este año en Estados Unidos lleva camino de ser la más cara de la historia, y entre sus dos contendientes hay uno que está demostrando una destreza pocas veces vista para recaudar dinero y nutrir sus cofres de cara a la gran batalla electoral que se abrirá tras las convenciones republicana y demócrata, que se celebrarán en solo unas semanas. No se trata, sin embargo, del presidente Barack Obama, que en 2008 logró ser el candidato que más dinero había amasado en la historia de EE UU. Durante tres meses consecutivos, su contrincante, Mitt Romney, ha recibido ya más dinero de los donantes que él, según se ha sabido esta semana.

En julio, Romney recaudó 101,3 millones de dólares, 25 millones más que Obama. Es el tercer mes consecutivo en el que el exgobernador republicano deja al presidente atrás. El nerviosismo ha cundido en las oficinas de campaña del candidato demócrata, hasta el punto de que a finales de junio el propio Obama envió un correo electrónico a su red de voluntarios en el que pedía donaciones de incluso tres dólares. “Si las cosas siguen como hasta ahora, seré el primer candidato en la historia moderna cuyo contrincante habrá gastado más que él”, escribió Obama. “Puede que gasten más que nosotros y aun ganemos. Pero será imposible que gasten 10 veces más que nosotros y aun ganemos”, añadió.

En abril, Romney se marcó un objetivo que lleva camino de cumplir con creces: recaudar en este ciclo electoral de 2012 unos 800 millones de dólares. Si es así, su gasto total, incluida la campaña de primarias, será de mil millones de dólares. El dinero recaudado corresponde a la campaña del candidato —que por ley sólo puede recibir 5.000 dólares por donante—, al Partido Republicano y a otros grupos de acción política, que pueden gastar de forma ilimitada en anuncios de apoyo o crítica a un político. En el caso de Romney, sus fondos proceden en su mayoría de grandes donantes. Sólo un 27% del dinero que le llegó en julio procedió de envíos de 250 dólares o menos.

Portada de la revista Time
Portada de la revista Time

Sin una campaña de primarias que librar, Obama ha logrado recaudar también importantes cantidades de dinero en los pasados meses. En total, Obama ha amasado hasta ahora 627 millones, frente a los 495 millones que ha ingresado Romney. El ritmo inagotable al que ingresa fondos el candidato republicano ha provocado que el equipo electoral del presidente se plantee un objetivo realista: recaudar en 2012 unos 750 millones, 50 millones por debajo del objetivo de Romney. No es una meta cualquiera. En 2008 Obama ya recaudó en total 750 millones, y entonces era el candidato que más dinero había recibido de los electores en la historia de EE UU.

Uno de los grandes lamentos del perdedor en los comicios de 2008, el senador por Arizona Jon McCain, fue que Obama le había vapuleado en el apartado de la recaudación de fondos. Tras las elecciones, la Junta Electoral reveló que el demócrata había ingresado 750 millones, y que McCain se había quedado en unos —en comparación magros— 238 millones, más 84 que recibió de fondos públicos. Entonces Obama era el candidato con más donantes de la historia —más de tres millones de personas, en total—y el único que en un solo mes, septiembre de 2008, había logrado recaudar 153 millones, una cifra récord. Aquel formidable entusiasmo se ha evaporado en esta campaña de reelección.

En la era de Internet, de las redes sociales y de las aplicaciones telefónicas, los fondos de los candidatos siguen destinándose, en su mayoría, a infraestructuras —oficinas, redes informáticas, personal— y, sobre todo, a publicidad televisiva. Reclamos de marcado tono negativo plagan las cadenas de televisión, tanto nacionales como locales. Los anuncios televisivos en los Estados cruciales de Colorado, Iowa, Nevada, New Hampshire, Carolina del Norte, Ohio, Pensilvania, Virginia y Florida, donde se decidirá la elección, han costado a Obama y Romney, hasta la fecha, la fortuna de 350 millones de dólares.

La revista Time ha augurado, en su último número, que esta campaña electoral costará 2.510 millones de dólares, 1.350 recaudados por los republicanos y 1.160 recaudados por los demócratas. Además, en noviembre hay elecciones al Senado y se renueva íntegramente la Cámara de representantes. Esas elecciones costarán un millón de dólares adicional. La ventaja recaudatoria de la que Romney goza desde mayo, sin embargo, no se ha traducido en una bonanza en las encuestas. Obama le sigue superando en la mayoría, y en la media que efectúa el sitio web Real Clear Politics le saca una ventaja de 3,3 puntos, una cifra que se ha ido ampliando notablemente desde junio.

Los dos candidatos se están empeñando con esmero en tomar parte en todo tipo de actos de recaudación de fondos. Romney se llevó un millón de dólares de su reciente visita a Israel, en la que coincidió con el magnate de casinos Sheldon Adelson. El viernes acudió a una cena con el actor Clint Eastwood en Idaho, que le reportó otros dos millones de dólares. Obama ha hecho lo propio. El lunes por la noche el presidente acudió a Connecticut, a una cena organizada por el magnate cinematográfico Harvey Weinstein, que costaba 38.500 dólares por cubierto, y a la que acudieron la actriz Anne Hathaway y la directora de la revista Vogue, Anna Wintour. La recaudación total: 2,4 millones de dólares. Sólo una pequeña parte, de una gran fortuna que gastar.