Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las mujeres toman el estrado en la Convención del Partido Republicano

La gobernadora de Nuevo México, Susana Martínez, también intentará atraer el voto hispano

La gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, fue criada en la religión sij y es la política más joven en ocupar el cargo.
La gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, fue criada en la religión sij y es la política más joven en ocupar el cargo. AP

El Partido Republicano ha revelado la lista de participantes en la Convención Nacional en la que Mitt Romney aceptará oficialmente la candidatura a la presidencia. Entre los 11 políticos que ofrecerán importantes discursos destaca la presencia de cuatro mujeres, cinco gobernadores y tres rivales de Romney durante las primarias.

Durante la Convención, que se celebrará en Tampa (Florida), entre el 27 y 30 de agosto, el candidato republicano reorientará su campaña de cara a su enfrentamiento con el presidente Obama, y después de una primera etapa de primarias en la que definió su postura ante rivales muy distintos. El objetivo es conseguir el apoyo de la base tradicional del electorado republicano al tiempo que convence a los votantes independientes.

Para ello, el candidato ha reclutado a grandes nombres del Partido, como la exsecretaria de Estado Condoleeza Rice -su nombre también se ha barajado como vicepresidencia en 2012-, el senador y rival de Obama en 2008, John McCain, y el que también fuera candidato presidencial, Mike Hukabee. Y tampoco faltarán figuras influyentes como Jeb Bush, el exgobernador de Florida y uno de los nombres que casi siempre suenan como aspirante a vicepresidente gracias a su respaldo entre las filas republicanas.

Romney también está obligado a transmitir al Partido y a los votantes que no dejará de lado todas las ideas defendidas por el resto de aspirantes a la presidencia y que da la bienvenida a políticos que han demostrado tener potencial a nivel nacional. Es el perfil de su rival en las primarias, Rick Santorum. El exsenador por el Estado de Pensilvania empató con Romney en los comicios de Iowa en enero y, a partir de ahí, lideró una campaña basada en valores sociales conservadores. Su selección para intervenir durante la Convención puede entenderse como un respaldo a estas ideas, pero también como un trampolín para el político, que no escondió tener aspiraciones mayores.

Sin embargo, el conservadurismo de Santorum contrastará con las posturas de otras de las elegidas, como la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley (que fue criada en la religión sij), o Rice, ambas defensoras del derecho al aborto. Junto a ellas estará una tercera mujer -y también miembro de una de las minorías de Estados Unidos- la gobernadora Susana Martínez, la primera hispana en ocupar el cargo en el Estado de Nuevo México. Las tres apelarán al voto de las mujeres y de los jóvenes.

Martínez, una de las grandes apuestas de Romney para la Convención, también intentará recuperar la confianza del electorado hispano gracias a su apoyo a una de las medidas más populares entre la comunidad latina, la ley DREAM Act, que ofrece un permiso de trabajo a jóvenes indocumentados que accedan a la universidad o al Ejército. La gobernadora es una de las grandes defensoras de esta medida que, por otro lado, ha sido rechazada por Romney.

El Partido Republicano, además, deberá competir duramente por el voto hispano, que ya ha sido cortejado por Obama a través del nombramiento del alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, como presidente de la Convención Nacional Demócrata, y de su homólogo en San Antonio, Julián Castro, como principal ponente del evento.

La elección de políticos como Santorum o Martínez representa algunas de las contradicciones que deberá aclarar Romney para terminar de aglutinar a todos sus seguidores de cara a las elecciones de noviembre, especialmente en el caso de los votantes independientes. Éstos, descontentos con el desarrollo de la presidencia de Obama, podrían buscar en la Convención detalles más concretos sobre las políticas que adoptará el candidato del Partido Republicano en el caso de ser el próximo presidente.