Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía rusa hostiga a los opositores de Putin

Tras el juicio de las Pussy Riot se abre un proceso contra el bloguero Alexéi Navalni

Navalni sale de la sede del comité que le investiga.
Navalni sale de la sede del comité que le investiga. AP

La justicia rusa hostiga a la oposición en los juzgados. A la lista de personas que —como tres de las cinco integrantes del grupo punk Pussy Riot— pueden ser condenadas a largas penas de cárcel se ha sumado Alexéi Navalni, uno de los líderes de la lucha contra la corrupción. El Comité de Investigación de la Federación Rusa (CIFR) ha acusado este martes al abogado y bloguero de haber organizado la apropiación de bienes pertenecientes a una empresa estatal por un valor de 16 millones de rublos (algo más de 405.000 euros).

Navalni quedó en libertad provisional y se le prohibió abandonar la región de Moscú, tras haber sido convocado por la mañana al CIFR, según informó un portavoz de esta entidad. El CIFR surgió de la fiscalía con la voluntad de convertirse en el equivalente ruso al FBI norteamericano y su jefe, Alexandr Bastrykin, es un polémico personaje que fue compañero de estudios del presidente Vladímir Putin. Antes de que se le anunciara la acusación contra él, Navalni había responsabilizado a Bastrykin de actos delictivos, como haber mentido sobre la posesión de una vivienda, un permiso de residencia y el desempeño de actividades empresariales en la República Checa.

Mientras unos analistas opinan que la acusación a Navalni es una “venganza” de Bastrykin, otros la consideran uno de los elementos de una estrategia del mismo Putin para neutralizar las protestas de la oposición el próximo otoño.

Según Navalni, el caso por el que se le acusa había sido cerrado el pasado abril al no encontrarse elementos de delito durante una investigación que duró dos años. Sin embargo, Bastrykin en persona ordenó reabrir el caso y el resultado es ahora el procesamiento del bloguero. Según la versión del CIFR, en 2009 Navalni, siendo consejero del gobernador de la región de Kírov, realizó supuestamente varias operaciones económicas ilegales a consecuencia de las cuales la empresa estatal Kirovles (El bosque de Kírov) sufrió pérdidas de 1,3 millones de rublos. Navalni presuntamente engañó al director general de la empresa y propició un contrato desventajoso con otra compañía forestal. Según la investigación, en el periodo que va de mayo a septiembre de 2009 se robaron más de 10.000 metros cúbicos de madera perteneciente a Kirovles y de ese modo el presupuesto de la región sufrió unas pérdidas de más de 16 millones de rublos. La acusación que se le formula ahora (robo de propiedad de gran valor) contempla un máximo de diez años de cárcel, a diferencia de la anterior, que preveía un máximo de cinco.

Por otra parte, los abogados de las tres miembros del grupo musical Pussy Riot, que este martes han sido juzgadas en Moscú por segundo día consecutivo, denunciaron que sus procesadas, Nadia Tolokónnikova, Maria Alejina y Yekaterina Samutsevich, habían sido maltratadas en la primera jornada del juicio, que duró unas 11 horas y durante la cual no comieron. Las tres integrantes de Pussy Riot que se sientan en el banquillo pueden ser condenadas a siete años de prisión por haber organizado una “oración punk” o performance en contra de Vladímir Putin y su relación con la Iglesia ortodoxa el pasado 21 de febrero en la catedral de Cristo Salvador, en Moscú. Uno de los testigos de cargo, empleado de la catedral, dijo haber quedado tan impresionado por el espectáculo que no pudo volver a trabajar durante dos meses.