Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CONFLICTO SIRIO

Rusia y la ONU analizan posibles soluciones para el conflicto en Siria

Vladímir Putin se reúne con Kofi Annan, el mediador internacional para el país árabe

El Consejo de Seguridad de la ONU tratará de aprobar una resolución el 18 de julio

El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe a Siria, Kofi Annan, y el presidente ruso Vladimir Putin.
El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe a Siria, Kofi Annan, y el presidente ruso Vladimir Putin. AP

Kofi Annan, el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, confía en que los miembros del Consejo de Seguridad consigan elaborar una resolución aceptable para todos. Con esta esperanza, no avalada de momento por las posiciones de los miembros, ha concluido este martes la visita del ex secretario general de Naciones Unidas a Moscú. Durante la misma, Annan se entrevistó con el presidente Vladímir Putin y con el ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov.

“Haremos todo lo que dependa de nosotros para apoyar sus esfuerzos”, dijo Putin a Annan en el Kremlin. Al concluir la reunión, Lavrov manifestó que no ve ninguna causa por la que en el Consejo de Seguridad no se pueda lograr un acuerdo sobre Siria basado en los mismos principios que el de la conferencia del Grupo de Acción para Siria. “Rusia está dispuesta para ese trabajo. Llegamos a un compromiso difícil en la conferencia que convocó el señor Annan en Ginebra. No veo razón por la que no podamos ponernos de acuerdo sobre las mismas bases en el Consejo de Seguridad”, afirmó el ministro.

El Consejo de Seguridad tratará de aprobar una resolución sobre Siria el 18 de julio. Las posiciones de Rusia y China divergen de las posiciones occidentales. Moscú y Pekin quieren prolongar tres meses la misión de los observadores de la ONU, que expira el 21 de julio. EEUU y los países occidentales desean una resolución que abra la puerta a sanciones y a la intervención internacional contra el régimen de Bachar el Asad.

Lavrov ha acusado a Occidente de intentar chantajear a Rusia tratando de hacer depender la prolongación del mandato de los observadores del apoyo ruso a una resolución que legitimaría la intervención internacional, tal como ocurrió con Libia. El Kremlin insiste en que se debe cumplir el plan del ex secretario general de la ONU y agotar la vía del diálogo antes de plantearse intervenciones y sanciones. El plan de Annan prevé el cumplimiento simultáneo de un conjunto de obligaciones por parte del Gobierno sirio y la oposición, entre ellas el cese de las hostilidades bajo control de la ONU y un diálogo político entre todas las fuerzas enfrentadas. "Espero volver a Moscú en otra ocasión cuando no tenga una carga tan pesada sobre mis hombros. Ahora la crisis siria se encuentra en la encrucijada”, dijo Annan, que definió el momento actual como “clave”.

“Esperamos que los miembros del Consejo de Seguridad continúen debatiendo y encuentren una fórmula que sea aceptable para todos nosotros y sobre la cual se pueda seguir trabajando”, señaló. El mediador dijo también que la conversación con Putin había sido muy buena. “Hablamos de los pasos que es necesario dar para poner fin a la violencia y pasar al proceso de paz”, dijo.

El futuro de El Asad no fue abordado anoche en el encuentro que mantuvieron Lavrov y Annan, según dijo el viceministro de Exteriores ruso, Guennadi Gatílov, a la agencia Interfax. En las consultas del lunes por la noche, la parte rusa le propuso al mediador internacional celebrar en Moscú una reunión del Grupo de Acción para Siria antes de fines de julio.

Más información