Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Romney sale a defenderse mientras crecen las dudas sobre Bain Capital

La campaña de Obama le acusa de mentir sobre su labor como ejecutivo en esa empresa

Entre 1999 y 2002 Bain Capital saneó empresas y trasladó centros de producción al extranjero

Romney en Colorado, el día 10 de julio
Romney en Colorado, el día 10 de julio AFP

Mitt Romney emprendió este viernes una ofensiva electoral para explicar por qué ha mantenido que abandonó la dirección de la empresa de inversiones en capital de riesgo Bain Capital en 1999 mientras unos documentos de la agencia de control de inversiones y los mercados de valores del Gobierno de EE UU revelan que en realidad se mantuvo en ella como ejecutivo hasta 2002. Romney siempre ha defendido que en 1999 se marchó de Bain Capital para dirigir el comité de organización de los Juegos Olímpicos de Invierno de Salt Lake City.

Ante los ataques de la campaña de Barack Obama, que le ha acusado, eminentemente, de desviar puestos de trabajo al extranjero, Romney decidió dar explicaciones. Este viernes, el candidato apareció en entrevistas en las cadenas de televisión ABC, NBC, CBS, Fox News y CNN, todas grabadas desde New Hampshire. Se trata de una ofensiva publicitaria en toda regla, con cinco comparecencias ante los medios informativos en los que dijo que, a pesar de que diversos documentos oficiales le citan como ejecutivo entre 1999 y 2002, en la práctica no tuvo nada que ver con Bain Capital en ese periodo de tiempo.

Detractores de Romney le piden explicaciones por sus cuentas opacas.
Detractores de Romney le piden explicaciones por sus cuentas opacas. AFP

“Así se explica en documentos financieros que la empresa difundió posteriormente entre los inversores de la propia compañía”, dijo Romney en una de las entrevistas, emitida en CNN. “Y creo que cualquiera que sepa que me dediqué de lleno a gestionar los Juegos Olímpicos entenderá dónde me hallaba yo: me pasé tres años gestionando los Juegos Olímpicos, y después de que acabaran, nos pusimos a trabajar en nuestros planes de jubilación, y en los programas de salida de Bain Capital, y luego entregué las acciones que me quedaban en la empresa. Hay una diferencia entre ser un accionista, un dueño, y la persona que esté gestionando la empresa”.

Entre 1999 y 2002, Bain Capital saneó una serie de empresas declarando suspensiones de pagos, aplicando diversos expedientes de regulación de empleo y trasladando centros de producción al extranjero. Esto pondría en duda la imagen de empresario experto en creación de empleo y en generar beneficios que ha defendido el equipo electoral del exgobernador de Massachusetts en estas elecciones. El diario The Boston Globe fue el primero en revelar la existencia de esos documentos oficiales que identifican a Romney como único accionista, presidente del Consejo y jefe ejecutivo de la empresa hasta el año 2002.

Ahora el empresario mormón y exgobernador de Massachusetts asegura que esos títulos no reflejan su verdadera relación con la empresa en aquellos años. Ante las críticas que esos documentos han suscitado por parte de la campaña de Obama, Romney ha atacado además duramente al presidente. “¿Hasta este nivel se rebaja la campaña de Obama”, dijo en CNN. “No hay duda de que su equipo electoral está difundiendo información que es falsa, engañosa y deshonesta. Lo saben, y deberían parar”.

Romney tiene una fortuna que se estima en 250 millones de dólares. El candidato hizo pública su declaración de la renta en enero, y en ella reveló que ganó 21,6 millones de dólares en 2010 y estimó unos ingresos de 20,9 millones en 2011. En las entrevistas de este viernes ha dicho que pronto hará público un año más de informes sobre sus pagos al fisco. Su padre, que se presentó a la nominación del Partido Republicano en 1968, difundió 12 años de declaraciones de impuestos. “Sé que habrá gente que quiera más”, dijo Romney en CNN. “Siempre hay gente que pide más, pero hemos publicado lo que se nos exige y algo más”.

En los últimos días, diversas investigaciones periodísticas por parte de medios norteamericanos como Vanity Fair han revelado que el candidato tiene cuentas opacas en bancos de Suiza y Bermudas, que podrían haberle servido para evadir el pago de impuestos al fisco norteamericano. El candidato mantiene que no hay ninguna ilegalidad en sus finanzas. Tanto demócratas como republicanos han pedido al candidato que haga públicas todas sus finanzas, incluidas declaraciones de impuestos antiguas e inversiones en países extranjeros.