Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un vuelo Nueva York-Madrid, obligado a darse la vuelta por un alerta de seguridad

La compañía decidió volver a Nueva York al encontrar unos cables en el baño

La policía no ha hallado ningún explosivo en el aparato

Un vuelo de Delta Airlines procedente del aeropuerto JFK de Nueva York y con destino Madrid-Barajas tuvo que volver a su origen en la madrugada de este viernes por una cuestión de seguridad al ser descubiertos unos cables sospechosos en uno de los baños. El vuelo 126, un Boeing 767-300, con 206 pasajeros a bordo, volvió a aterrizar en Nueva York alrededor de las 21.30 del jueves (4.30 del viernes en España), unos 90 minutos después de despegar rumbo a la capital española.

Una vez en Nueva York, el avión fue registrado y no se ha hallado en él ninguna bomba, según la policía.

El portavoz de la policía Paul Browne explicó que la alerta surgió cuando se encontraron en uno de los baños unos trozos de cable con plástico, uno en el retrete y otro en el lavabo. No está claro si fue un miembro de la tripulación o un agente de seguridad el que encontró los cables. Según la policía, no forman parte del sistema de detección de humo.

A través de un comunicado, Delta Air Lines ha definido la situación como una "preocupación de seguridad", sin dar más detalles, y ha explicado que, por precaución, ha ordenado el regreso del aparato al aeropuerto.

Dos personas permanecían este viernes por la mañana bajo custodia de las autoridades en relación con el incidente. Una era una mujer de origen argentino que supuestamente se puso muy nerviosa cuando descubrieron los cables. El otro es un hombre de Oriente Próximo que supuestamente fue la última persona en utilizar el baño. Las informaciones sobre este extremo son confusas.