Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama mantiene la ventaja en doce Estados clave de cara a las elecciones

Ocho de cada diez ciudadanos de estos Estados afirma haber visto los anuncios emitidos por las respectivas campañas en diversas cadenas de televisión

Obama llega a uno de sus mítines la semana pasada en Pittsburgh, en el Estado clave de Pensilvania
Obama llega a uno de sus mítines la semana pasada en Pittsburgh, en el Estado clave de Pensilvania AFP

El presidente Barack Obama lidera las encuestas sobre intención de voto en 12 Estados clave para las próximas elecciones. Según el último sondeo elaborado por el diario USA Today y la organización Gallup, un promedio del 47% de los votantes de dichos Estados apoyará la candidatura de Obama a la reelección, frente a un 45% que apostará por el aspirante republicano, Mitt Romney.

El exgobernador de Massachusetts logra mantener así la tendencia de las últimas semanas, acortando constantemente distancias con respecto a su rival. Sondeos anteriores le situaban a apenas cuatro puntos de distancia, una diferencia que también puede interpretarse como un empate, dado el margen de error de las encuestas.

Tanto la campaña de Obama como la de Romney están inmersas en este momento, a menos de cuatro meses de los comicios, en doce estados que pueden decidir el resultado el próximo 6 de noviembre. Se trata de Colorado, Iowa, Ohio, Florida, Nevada, New Hampshire, Pensilvania, Virginia, Wisconsin y Carolina del Norte, donde el electorado no se ha decantado por el mismo partido político cada cuatro años. Y allí es donde se está librando la batalla de los anuncios de campaña, que desde hace unas semanas han inundado las televisiones de los ciudadanos con argumentos a favor y en contra de uno y otro candidato.

Y como ya ocurriera durante las primarias del Partido Republicano, la negatividad -con más ataques personales que promesas- ha marcado los mensajes, que retratan a Obama -desde la campaña de Romney- como el candidato fracasado, incapaz de rescatar la economía estadounidense con sus políticas, y al aspirante Republicano -desde la campaña del presidente- como el millonario desconectado de la realidad de la clase media y cuyas políticas económicas empujaron al país a la situación actual.

“Solo basta esperar a ver cómo gastan ese dinero en Estados clave donde necesitamos vencer”

El vicepresidente Joe Biden,
en un mensaje a los seguidores de la campaña de Obama

La encuesta de Gallup ha encontrado que ocho de cada diez ciudadanos de estos doce estados recuerdan haber visto alguno de estos anuncios en el último mes, un alto porcentaje que, de momento, parece favorecer a Obama. A pesar de que sólo uno de cada 12 votantes dice haber cambiado de opinión después de ver un anuncio electoral, un 76% de ellos habría modificado su intención de voto para respaldar al presidente, mientras que el 16% ha pasado a apoyar a Romney.

La incidencia de los anuncios podría verse acentuada en este ciclo electoral por la afluencia de donaciones privadas a las campañas a través de los PACs, comités de acción política que pueden recaudar en nombre de los candidatos y financiar, a su vez, sus propios mensajes publicitarios a favor de un aspirante o en contra de su adversario. Los mensajes elaborados por los PACs se mezclan además con aquellos financiados exclusivamente por la campaña oficial de cada aspirante a la presidencia. Desde que comenzara la campaña presidencial, los candidatos y los grupos que les respaldan han invertido casi 200 millones de dólares (163 millones de euros) en anuncios: 110 millones de dólares por parte de la candidatura de Obama y 85 millones de dólares a favor de la de Romney, según datos recopilados por la organización SMG Delta.

La organización ProPublica, que revela desde hace meses el origen y destino de las donaciones, permite comparar, por ejemplo, cómo el grupo American Crossroads invirtió 7,3 millones de dólares durante el mes de junio en diversos anuncios en contra de Obama, mientras que Priorities USA, el comité que respalda al presidente, destinó otros 7,4 millones de dólares a atacar al aspirante republicano durante el mismo período.

El candidato republicano cuenta sin embargo con ventaja en el ámbito de la financiación. El pasado mes de junio recaudó 106 millones de dólares, frente a los 71 millones que fueron a parar a la campaña de Obama y, según han declarado miembros de su campaña, aspira a llegar a los 800 millones de dólares antes de noviembre, es decir, mantener un mínimo de 100 millones de dólares de recaudación cada mes. Este mismo fin de semana, Romney celebró una cena de recaudación en la residencia de uno de los hermanos Koch, influyentes donantes conservadores, y donde los asistentes pagaron 50,000 dólares por cubierto.

Uno de cada 12 votantes dice haber cambiado de opinión después de ver un anuncio electoral

En un mensaje enviado por la campaña de Obama a sus seguidores, el vicepresidente Joe Biden calificó la recaudación de Romney como “masiva” y afirmó que se enfrentan “a un tremendo problema” que puede afectar directamente al resultado de las elecciones. “Solo basta esperar a ver cómo gastan ese dinero en Estados clave donde necesitamos vencer”, declaró Biden.

La recaudación de la campaña del candidato republicano en los últimos meses, así como los ataques a la política de Obama que han librado la mayoría de sus anuncios -respaldados por la débil recuperación económica de Estados Unidos-, no ha logrado sin embargo que Romney reduzca del todo la distancia con su rival ni llegue a superarle claramente en las encuestas.