Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La crisis siria

Las potencias impulsan un gobierno de transición en Siria

Los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, la UE, la Liga Árabe y la ONU proponen un órgano de transición formado por miembros de la oposición y del régimen

Hillary Clinton, a su llegada a la reunión de Ginebra.
Hillary Clinton, a su llegada a la reunión de Ginebra. EFE

Las principales potencias involucradas en el conflicto sirio han alcanzado esta tarde en Ginebra un acuerdo ambiguo sobre la transición en ese país que, a la salida de la reunión, cada uno interpretó a su manera. Es un compromiso “inefectivo”, comentó de inmediato Salman Shaikh, director del Centro Brooking de Doha, resumiendo una opinión generalizada del mundo académico.

El comunicado del llamado Grupo de Acción para Siria insta a crear un Ejecutivo de transición “que puede incluir a miembros del actual Gobierno y de la oposición”. No precisa si el presidente Bachar el Asad, considerado el principal responsable de la muerte de miles de civiles desde hace más de 15 meses, puede seguir en el poder.

En su intervención ante la prensa el promotor del acuerdo y mediador de la ONU, Kofi Annan, no aclaró este punto clave. El conjunto de la oposición siria rechaza tajantemente que el jefe del Estado pueda estar asociado a un proceso de transición.

Para la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, no cabe, sin embargo, la menor duda de que “El Asad se va a tener que ir”, una opinión compartida por las delegaciones árabes y occidentales en la reunión. “Se abre la vía a la era post-Asad”, declaró Clinton.

Su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, dijo casi al mismo tiempo lo contrario. Es, según él, “inaceptable” excluir a algún grupo de la transición en ciernes. Se quejó de paso de que la oposición (Ejército Libre de Siria) siga recibiendo armas. Rusia es el principal valedor internacional del régimen sirio.

El jefe de la diplomacia china, Yang Jiechi, estuvo en sintonía con él. Recalcó que, para poder aplicarse, el plan debía ser aceptado “por todas las partes” de Siria. “Gentes del exterior no pueden tomar decisiones en lugar del pueblo sirio”, añadió. El propio El Asad rechazó hace dos días, en una entrevista con la televisión iraní, cualquier solución externa para la crisis siria.

La reunión sobre Siria se celebró en la sede de la ONU en Ginebra y contó con la participación de los ministros de Exteriores de los cinco países miembros del Consejo de Seguridad, además de los de Irak, Catar, Kuwait y Turquía, así como los secretarios generales de Naciones Unidas y de la Liga Árabe y la jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton. Arabía Saudí e Irán no fueron invitados, algo que lamentó Lavrov.

El comunicado aprobado en Ginebra reitera la validez del plan inicial de Annan para resolver el conflicto sirio. Adoptado el 21 de marzo por el Consejo de Seguridad, prevé un alto el fuego, el regreso del Ejército a los cuarteles, la liberación de los presos, el respeto del derecho a manifestarse, etcétera. Ha sido totalmente incumplido.