Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafael Correa veta en Ecuador a los medios “de corte mercantilista”

El Gobierno solo dará entrevistas a entes públicos o a privados que no sean "oligopolios"

El presidente, en Twitter: "No atentamos contra la libertad, atentamos contra el 'business"

Correa, ayer, con la líder estudiantil chilena Camila Vallejo.
Correa, ayer, con la líder estudiantil chilena Camila Vallejo. EFE

El secretario de Comunicación de Ecuador, Fernando Alvarado, ha confirmado lo que el presidente Rafael Correa había anunciado como una posibilidad el sábado pasado. Los funcionarios del Gobierno ecuatoriano no darán entrevistas a medios de comunicación privados “de corte mercantilista”.

El Gobierno elegirá qué medios tendrán acceso a sus portavoces y cuáles no. De acuerdo con el criterio del "mercantilismo" dichos funcionarios solo hablarán con medios públicos y comunitarios, o con aquellos privados a los que el Ejecutivo no considere –en palabras de Alvarado– como “oligopolios mediáticos que distorsionan la realidad informativa”.

La pugna del presidente Correa con medios de comunicación ecuatorianos entra así en un nuevo capítulo, en medio de una batalla que ha incluido constantes críticas del mandatario a lo que llama “prensa corrupta”. El jefe de Estado promovió anteriormente juicios millonarios en contra de dos periodistas y del diario El Universo, procesos en los que luego desistió o en los que al final concedió el perdón de la condena. En esta línea, Correa ha promovido un tejido de normas reguladoras de los medios de comunicación.

“¿Por qué tenemos que ir a dar entrevistas? ¿Por qué nuestros ministros tienen que dar entrevistas en Ecuavisa, en Teleamazonas, El Universo si son negocios privados? ¿Acaso con eso no estamos contribuyendo a llenar el bolsillo de las seis familias que dominan los medios a nivel nacional?”, dijo el sábado pasado Correa.

Un día después de sus palabras, el ministro del Interior, José Serrano, canceló una entrevista con el canal Ecuavisaprevista para el lunes. Dijo que no tenía por qué rendir cuentas al entrevistador de esa televisión, sino a los ciudadanos.

El martes, la ministra coordinadora de la Política, Betty Tola, anunció que no dará entrevistas a medios de comunicación privados, y señaló el interés del oficialismo en fortalecer los medios públicos y comunitarios.

Finalmente, este miércoles, el secretario de Comunicación manifestó en una entrevista de una hora para un medio gubernamental que el gobierno no irá “a esos canales mercantilistas que han defraudado a la ciudadanía”.

Esta distinción hecha por el secretario Alvarado entre medios que son o no “mercantilistas” recibió las críticas del director ejecutivo de la Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos (AEDEP), Diego Cornejo, quien dijo a EL PAÍS que “hay una política discriminatoria respecto a los medios de comunicación, en la que está implícita una concepción de democracia que tiene este gobierno, que restringe, selecciona y discrimina a los ciudadanos, a las organizaciones y a los medios de comunicación”.

Pero el secretario Alvarado. durante su entrevista en el medio oficialista El Ciudadano, retó a los medios privados que critican la decisión a que rechacen la publicidad oficial que pauta el gobierno “para que sean consecuentes con su discurso”.

Para Cornejo, sin embargo, lo que reflejan dichas expresiones de Alvarado es el uso que ha dado el gobierno a la publicidad oficial “para intentar modificar las líneas editoriales de medios de comunicación, sobre todo pequeños”. “¿Por qué no le preguntamos al gobierno al revés: que los ministros no concurran a las entrevistas y que el Ejecutivo no ponga publicidad oficial en los medios privados? ¿Por qué el gobierno obliga a los medios privados a engancharse en cadenas nacionales de radio y televisión?”, inquirió Cornejo.

A juicio de periodistas como Miguel Rivadeneira, director de Radio Quito, la decisión del gobierno va en contra de lo establecido para los funcionarios públicos en las normas de rendición de cuentas y transparencia establecidas en la Constitución ecuatoriana y la Ley de Acceso a la Información Pública. De igual forma, en el proyecto de Ley de Comunicación impulsado por el oficialismo se invoca a la disposición constitucional que habla de información verificada, contextualizada. “¿Cómo se puede contextualizar si no hay información de parte de los funcionarios del Estado?”, manifestó Rivadeneira.

En cualquier caso, el periodista dijo a EL PAÍS que seguirá invitando a su programa matinal de entrevistas a los funcionarios de gobierno “para que los beneficiados sean los oyentes, que son los que deben nutrirse de la información y hacer juicios de valor libremente”.

Mientras tanto, el presidente Correa continuó la noche del miércoles con sus críticas a los medios privados, esta vez por medio de su cuenta Twitter, donde escribió: “No dar entrevistas a medios comerciales nacionales es atentar a la libertad de expresión? Nooo!!! Es tan solo atentar al "business"”.