El Ejército sirio reconquista posiciones

Las tropas de El Asad entran en la ciudad de Deir el Zor, fronteriza con Irak, que durante meses ha estado en poder de los rebeldes. También han retomado el control sobre Haffa

Centenares de soldados sirios apoyados por tanques han penetrado hoy en la oriental ciudad de Deir el Zor, según ha informado la oposición, que asegura que es la mayor ofensiva para expulsar a los rebeldes de la capital de esta provincia productora de petróleo y fronteriza con Irak.

Fuentes rebeldes afirman que la semana pasada un grupo de guerrilleros, que operaba bajo el paraguas del Ejército Libre de Siria  (ELS), bloqueó las carreteras y atacó a los blindados militares que se encontraban en la vía que une Deir el Zor con la frontera iraquí. En la acción mataron o hirieron a decenas de soldados y destruyeron varios tanque y blindados.

Grandes zonas de la provincia se encuentran en manos de los rebeldes desde hace varios meses, después del colapso de la alianza entre la gobernante minoría alauí y las tribus suníes, lo que dejó al Ejército de Bachar el Asad con serios problemas en las líneas de suministro, según fuentes diplomáticas.

Activista de la oposición señalan que al menos tres personas han muerto y varias decenas han resultado heridas por los disparos de los tanques sirios al entrar en los barrios periféricos de la ciudad, que se encuentra a unos 430 kilómetros al noreste de Damasco. Añaden que los hospitales de Deir el Zor están repletos de heridos.

Mientras, la televisión oficial siria ha informado de que las fuerzas armadas ha vuelto a tomar el control sobre la región de Haffa después de ocho días de fieros combates. La cadena indicó que el Gobierno ha vuelto a restablecer "la seguridad y el orden" sobre esa montañosa zona, que ha "limpiado" de "grupos terroristas armados".

Los rebeldes abandonaron Haffa durante la madrugada de hoy en medio de un intenso tiroteo. Los combates se extendieron a las aldeas cercanas de esa provincia costera de Latakia. El control de Haffa es importantes para ambas partes porque se encuentra a solo 30 kilómetros de Kardaha, la ciudad natal del presidente Bachar el Asad, en esa misma provincia de Latakia.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS