Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Zócalo vive el segundo debate electoral como un monólogo de López Obrador

Unas 2.500 personas, entregadas al candidato del PRD, han seguido el encuentro de los políticos desde el centro de México DF

Un joven del movimiento anti Peña Nieto Yo Soy 132 ve el debate. Ampliar foto
Un joven del movimiento anti Peña Nieto Yo Soy 132 ve el debate. REUTERS

El debate a cuatro se ha convertido en un monólogo en la plaza del Zócalo (México DF). Unas 2.500 personas han seguido desde el centro de la capital el segundo encuentro electoral televisado de los candidatos y han dejado claro cuál es su favorito. Solo la voz de Andrés Manuel López Obrador, del PRD, se ha impuesto a los gritos, pitadas e insultos que han acompañado las intervenciones del resto de presidenciables.

A modo de calentamiento, el movimiento estudiantil #YoSoy132 había convocado a las seis de la tarde en el Ángel del paseo de la Reforma una marcha hacia el centro de la capital. “Hay que estudiar, hay que estudiar, el que no estudie como Peña va a acabar”. Las frases contra el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, funcionaron como un preludio de lo que ha sido el seguimiento del debate en la plaza de la capital federal, donde se instaló una pantalla gigante.

Los silbidos y los gritos de “asesino” han llenado los tiempos de Peña Nieto, pero excepto AMLO ninguno se ha salvado de la particular quema política que se ha vivido allí esta noche. Ni siquiera las apelaciones a los jóvenes a las que ha recurrido la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, han calado entre el público. Frases como “la felicidad que siento al ver el despertar de los jóvenes” o “recuperemos el orgullo de México han sido contestadas con gritos de “aburres” o “60.000 muertos” (en referencia a los muertos que suma hasta ahora la guerra del narcotráfico impuesta por su partido).

En sus intentos, sin embargo, la candidata del PAN sí ha logrado arrancar el único aplauso de la plaza que no ha estado dirigido a López Obrador. En otro guiño a los jóvenes, ha recordado el capítulo que protagonizó Peña Nieto en la Universidad Iberoamericana y del que nació el movimiento #YoSoy132, cuando varios jóvenes, durante una conferencia, increparon al líder del PRI, que rehuyó los abucheos metiéndose en un baño. “Nosotros no queremos un presidente que se esconde en los baños”, le ha espetado Vázquez Mota.

Entonces sí, la plaza ha estallado en aplausos, aunque más que para ella ha sido un júbilo autodirigido. El movimiento se ha aplaudido a sí mismo, porque aunque empezaron unos pocos en las calles hace poco más de un mes, a tres semanas de las elecciones los jóvenes se saben parte de la contienda electoral. Como un caramelo que todos los candidatos quieren llevarse a la urna.

El levantamiento contestatario que nació en las universidades ha llevado el entusiasmo a gente de todas las edades. A sus 61 años, Beatriz Jiménez, que ha asegurado que ella es “solo una ciudadana”, ha seguido el debate desde el suelo del Zócalo: “Estoy aquí porque estoy cansada de los fraudes electorales, de las políticas del PRI y el PAN. Votaré por AMLO”. A unos pasos de Jiménez, aunque con 40 años menos, Jair Arredondo se ha mostrado seguro de la victoria de su también candidato. “Siento que sí va a ganar López Obrador”.

No era fácil sentir que no en una plaza entregada a las palabras del líder del PRD, que han terminado siempre en una ovación. Una gran victoria para Arredondo, que llevaba la cara atravesada por un gran ‘132’ pintado, pero solo un capítulo más de la carrera presidencial, en la que están llamados a votar el 1 de julio unos 80 millones de mexicanos.