Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los últimos sondeos dan la mayoría absoluta a la izquierda francesa

Los socialistas denuncian un pacto entre la UMP y el FN para dejar fuera a Moscovici

La ultraderecha de Marine Le Pen se mueve entre cero y tres diputados

El ex primer ministro francés Francois Fillon (C) acompaña hoy al candidato de UMP, Jean-Luc Moudenc (D), y a su sustituta, Laurence Arribage en su campaña en el departamento de Haute-Garonne para las legislativas del domingo.
El ex primer ministro francés Francois Fillon (C) acompaña hoy al candidato de UMP, Jean-Luc Moudenc (D), y a su sustituta, Laurence Arribage en su campaña en el departamento de Haute-Garonne para las legislativas del domingo. AFP

El Partido Socialista y sus aliados del Partido Radical de Izquierda obtendrán la mayoría absoluta en las elecciones legislativas que se celebran en Francia, a dos vueltas, este domingo y el próximo, según estima el último sondeo publicado el viernes por Le Monde y otros medios locales. Los politólogos advierten de que la baja movilización de los electores, que anticipa una abstención cercana al 40% y refleja el hartazgo ante la acumulación de comicios, puede modificar bastante los resultados, pero las proyecciones señalan que el bloque de gauche superará de largo la mayoría absoluta (289 diputados sobre 577) logrando un mínimo de 292 escaños y un máximo de 346. La Unión por un Movimiento Popular y sus socios de la derecha moderada se mueven en una horquilla de entre 231 y 285 diputados.

La ventaja de la izquierda sobre la derecha se mantiene estable en los diez puntos porcentuales, según esta encuesta realizada a partir de una muestra de 1.107 personas, que confirma la tendencia apuntada tras el segundo turno de las presidenciales, el 6 de mayo, como si la campaña no hubiera servido para hacer cambiar de idea a un solo elector.

La izquierda parlamentaria (Partido Socialista, Europa Ecología-Los Verdes, Frente de Izquierda, Partido Radical de Izquierda, Movimiento Republicano y Ciudadano, y otros grupos) se mantiene en un 44,5% de intención de voto, mientras las diferentes derechas parlamentarias (UMP, Nuevo Centro, Partido Radical de Valoise y otros) suman el 34,5%.

La UMP y el PS obtendrían un número similar de votos en el primer turno, ya que ambos se mueven en torno al 31%-32%, lo que supone que los socialistas tendrían entre 243 y 285 diputados, cuatro menos de la mayoría absoluta, por lo que deberán sumar los resultados del Partido Radical (entre 12 y 15 diputados), o del MRC, que espera entre 1 y 4 escaños. En ese caso, los Verdes (de 12 a 16) no serían cruciales para controlar la Cámara. Y tampoco el Frente de Izquierdas, grupo liderado por Jean-Luc Mélenchon y que engloba a los comunistas, que obtendría entre 23 y 26 diputados con su 9% de intención de voto.

Los resultados de la derecha dependerán tanto de la cuota de abstención como del número de batallas del segundo turno a las que llegue el Frente Nacional, ahora conocido como Agrupación Bleu Marine. Su 15,5% de apoyo permite augurar que las huestes de Marine Le Pen pueden cruzar el umbral del 12,5% de los inscritos totales en 90 circunscripciones, y en 57 de ellas se jugaría la decisión final en las famosas triangulares, frente a candidatos de otros dos partidos. Pero las proyecciones de escaños son ruinosas para Le Pen, que se mueve entre cero y tres, como el centrista MODEM.

En algunas circunscripciones, la UMP y el Frente Nacional parecen estar poniéndose de acuerdo para aliarse y perjudicar a los socialistas. En la Cuarta de Doubs, donde se presenta el ministro de Economía, Pierre Moscovici, este ha denunciado una “colusión intolerable”, que ha sido negada por el candidato de la UMP de una forma extraña: el hombre ha pedido un acuerdo nacional de su partido con la ultraderecha. Si la derrota es tan dura como parecen anunciar los sondeos, la hipótesis se reabrirá sin duda tras las elecciones