Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre de 68 años confiesa la autoría del atentado contra un instituto de Italia

Giovanni Vantaggiato, de 68 años, dice que pretendía atentar contra el cercano Palacio de Justicia

Homenaje a la alumna fallecida en el instituto de Brindisi (Italia). Ampliar foto
Homenaje a la alumna fallecida en el instituto de Brindisi (Italia). AFP

Giovanni Vantaggiato, un hombre de 68 años, ha confesado ser el autor del atentado del pasado 19 de mayo contra un instituto en la localidad italiana de Brindisi, en el que murió una alumna de 16 años y otras cinco personas resultaron heridas. El autor confeso asegura que no se trató de un acto terrorista contra el centro educativo, sino que pretendía atacar por "venganza personal" el Palacio de Justicia de la localidad, situado a unos 200 metros del instituto Morvillo Falcone, según el diario italiano La Repubblica. Según los fiscales, Vantaggiato dijo que actuó de día, porque "de noche no había nadie". Sin embargo, los motivos subyacentes al acto terrorista siguen sin esclarecerse. Los fiscales que dirigen la investigación sostienen que el detenido no ha ofrecido ninguna explicación convincente y exhaustiva.

Tras nueve horas de interrogatorio confesó que fabricó y colocó el artefacto explosivo

Vantaggiato, propietario de un depósito de combustibles en la ciudad de Copertino (provincia de Lecce), a unos 50 kilómetros de Brindisi, ha sido acusado de asesinato con el agravante de terrorismo después de que haya confesado, tras nueve horas de interrogatorio, que fabricó y colocó en uno de los muros del centro educativo el artefacto explosivo hecho con tres bombonas de gas. Su coche, un Fiat Punto, aparece en varias grabaciones en las inmediaciones del instituto.

Una foto distribuida por la policía italiana del detenido, Giovanni Vantaggiato.
Una foto distribuida por la policía italiana del detenido, Giovanni Vantaggiato. AFP

Los investigadores explicaron que no sólo la presencia del coche les llevó a la detención sino también la gran semejanza física del detenido con la persona filmada por la cámara de un kiosco próximo a la escuela.

Los fiscales han informado hoy a la prensa de que la investigación sigue abierta para intentar esclarecer todos los detalles del crimen. "Mentalmente, Vantaggiato está bien. Ha admitido su participación, pero en lo  que se refiere al resto de la confesión no convence", dijo el fiscal Cataldo Motta, que explicó que aún se están realizando registros en la casa y el almacén del detenido. Un centenar de agentes está involucrado en las investigaciones.

Un antiguo capo fue detenido por error poco después del suceso como autor del atentado. Pero los investigadores creían prácticamente desde el principio que el atentado había sido un "acto individual aislado" y consideraban improbable que fuese obra de un grupo de crimen organizado. Las teorías que vinculaban lo sucedido con la mafia se deben a que el centro educativo lleva el nombre de Francesca Laura Morvillo Falcone, esposa del famoso juez Giovanni Falcone. Ambos fueron asesinados por la mafia en 1992.