Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hollande: "Debo reorientar Europa al camino del crecimiento"

Sarkozy afronta con confianza la segunda vuelta y Marine Le Pen califica la jornada de "histórica"

El candidato socialista, en su primera intervención pública tras conocerse los primeros datos de los sondeos.
El candidato socialista, en su primera intervención pública tras conocerse los primeros datos de los sondeos. AFP

François Hollande, vencedor de la primera vuelta de las presidenciales francesas, se ha mostrado eufórico en su primera intervención publica tras el cierre de los colegios electorales. Cuando todos los sondeos y los datos parciales del escrutinio lo sitúan en primera posición, el socialista se ha proclamado como el mejor colocado para convertirse en el próximo presidente de la República. "Soy el candidato de los que quieren pasar página", ha proclamado.

El candidato socialista ha atacado duramente a Sarkozy recordando que es la primera vez que un presidente no sale vencedor de la primera vuelta de las elecciones. Además, el socialista ha señalado que el candidato y actual presidente de la República no ha logrado atraer el voto de la ultraderecha a tenor de los buenos resultados logrados, según todos los sondeos, por Marine Le Pen.

Ha asegurado ser consciente de que las presidenciales francesas son observadas desde el resto del mundo. "Sé que soy observado más allá de nuestras fronteras. Debo reorientar Europa al camino del crecimiento", ha destacado el líder del Partido Socialistas.

Hollande ha contado entre sus apoyos para la segunda vuelta a los partidos que ya han anunciado su apoyo al socialista. "Al final de esta primera vuelta, soy el candidato de la unión de la izquierda, de los ecologistas y del frente de izquierdas, que han llamado a votarme en la segunda vuelta. También soy el candidato de todos los ciudadanos que quieren volver a la honestidad", ha concluido.

Por su parte, el actual presidente, Nicolas Sarkozy, ha asegurado en una comparecencia pública que afronta la segunda vuelta con "confianza" e interpreta que los franceses han expresado un voto de crisis, "testigo de la inquietud, del sufrimiento y de las angustias ante un nuevo mundo que se está dibujando".

"El momento crucial ha llegado, el de la confrontación de los programas y de la elección de las personas. Todo debe ser debatido, sin hipocresía ni omisiones", ha dicho. En este sentido, Sarkozy ha propuesto la celebración de tres cara a cara con Hollande para abordar temas económicos, sociales e internacionales. "De este modo cada persona podrá elegir con conocimiento de causa. Iré a vuestro encuentro para concretar mis compromisos y pondré en ello todas mis energías", ha prometido. "En este mundo que se mueve tan rápido, preservar el modo de vida de nuestros compatriotas es el tema central de estas elecciones".

Para la candidata de la ultraderecha, Marine Le Pen, la de este domingo ha sido una jornada histórica gracias al amplio apoyo recibido (18,12%). "Somos la única oposicción a la derecha ultraliberal y libertaria. La batalla de Francia no ha hecho más que comenzar, nada será ya nunca como antes. Hemos hecho explotar el monopolio de los dos partidos de la banca, de las finanzas, de las multinacionales, de la renuncia y del abandono", ha declarado.