Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Opiniones divididas sobre el desempeño de Felipe Calderón

El acto de balance del Gobierno organizado por el mandatario desató las críticas de la oposición

Opiniones divididas sobre el desempeño de Felipe Calderón Ampliar foto

El pasado 30 de marzo iniciaron formalmente las campañas para la elección de presidente de la República, que se llevará a cabo el primer domingo de julio. Durante el tiempo de campañas, el presidente Felipe Calderón, al igual que los 32 gobernadores de los Estados, estarán impedidos por ley de hacer cualquier tipo de propaganda sobre los logros de sus Gobiernos y quizá por eso Calderón decidió organizar, en el Auditorio Nacional, con la presencia de 10.000 burócratas de su Gobierno, un acto en el que pareciera hizo un balance de los muchos logros que, según él y sus incondicionales convocados, se han alcanzado durante su Gobierno.

Con este evento parece que el presidente quiso adelantarse a responder las muchas críticas que seguramente harán los contrincantes de su partido sobre los magros resultados de su Gobierno.

Ponerle al acto por nombre Un gobierno democrático y que rinde cuentas resultó en una larga cadena de críticas en la tribuna de la Cámara de Diputados, donde se acusó al mandatario de haber atacado constantemente el desempeño del Poder Legislativo, y utilizarlo como pretexto para justificar ineficacias y abusos en temas como el desempleo, la inseguridad y el combate al narcotráfico.

No puede llamarse un Gobierno democrático, reclamaron los diputados, al de un presidente que utiliza su investidura para tratar de presionar públicamente al Poder Judicial para resolver un caso de acuerdo con su conveniencia, haciendo referencia a las declaraciones de Calderón sobre el caso de Florence Cassez.

Los legisladores remarcaron que lo de rendición de cuentas es una burla del mandatario, al que por primera vez en la historia moderna del país el Auditor Superior de la Federación ha rechazado no una, sino dos cuentas públicas; el único presidente al que la Cámara Baja ha tenido que enviar un escrito exigiéndole que sus ministros comparezcan como lo ordena la ley, y quien tiene pendientes respuestas sobre cuestionamientos muy fuertes por los recursos desviados sin explicación alguna desde el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), cobro de tarifas ilegales en la Comisión Federal de Electricidad (CFE), y los gastos desmedidos del Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Fovissste) en las celebraciones del bicentenario de la independencia, entre otras observaciones del auditor que han quedado sin respuesta.

Ante la controversia, hicimos una encuesta para ver cómo evalúa la opinión pública el desempeño del presidente Calderón y nos encontramos con que las opiniones están muy divididas. Un 39% considera que el desempeño del mandatario durante estos cinco años ha estado bien; un 44% lo califica como regular, con muchos errores, y un 13% lo señala como un muy mal trabajo.

Solo el 26% de las personas que entrevistamos considera que Calderón ha cumplido con sus compromisos de campaña, aunque el 46% dice que al final el mandatario ha gobernado mejor de lo que ellos esperaban.

Aunque la evaluación en lo general es positiva, cuando se entran a materias concretas la mayoría se muestra insatisfecha con el trabajo del presidente. Apenas un 19% dice estar satisfecho con su desempeño en materia económica, un 23% opina lo mismo sobre inseguridad y un 28% se muestra satisfecho con su estrategia de combate al narcotráfico.

Un exiguo 18% se mostró satisfecho con el trabajo de Calderón en materia de combate a la pobreza y lo que fuera su gran tema de campaña, el empleo, solo dos de cada diez dicen estar satisfechos con sus resultados, y esto a pesar de que Calderón se atrevió a comparar a México con Alemania, aludiendo a que son los dos únicos países que han crecido durante la crisis, aunque se le olvidó decir que en el primer año de la debacle económica mundial la economía de México cayó siete puntos porcentuales y hasta ahora solo hemos crecido dos.

A pesar de lo anterior, un 44% de las personas que entrevistamos asegura que Calderón deja un México mejor que el que se encontró, contra un 30% que dice que el país está peor que cuando llegó a la presidencia. El resto se conforma con decir que México está simplemente igual que hace cinco años, cuando Calderón, en una elección por demás controvertida, se convirtió en presidente de la República.

María de las Heras es directora de la encuestadora Demotecnia.