Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El régimen sirio mantiene la represión pese al inminente alto el fuego

El Consejo Nacional Sirio -que aglutina a la oposición- pide a la ONU que actúe "de inmediato"

A dos días de la tregua prometida por El Asad, Naciones Unidas exige que cesen las "matanza"

Imagen de vídeo de un funeral en Duma, a las afueras de Damasco.
Imagen de vídeo de un funeral en Duma, a las afueras de Damasco. AFP

Faltan dos días para que se haga efectivo el alto el fuego fijado por la comunidad internacional y aceptado por el régimen sirio. Sobre el terreno, la cercanía de la tregua solo parece haber servido para intensificar las campañas militares, que pretenden aplastar una rebelión popular prodemocrática que dura ya más de un año. Las balas mataron a cerca de un centenar de sirios –la mayoría civiles- en una jornada especialmente sangrienta, según el recuento de los activistas que aspiran a derrocar al presidente Bachar el Asad. Esta nueva vuelta de tuerca de la represión gubernamental deja escaso lugar a la esperanza de que el supuesto alto el fuego se vaya a cumplir y mina aún más la mermada credibilidad del presidente El Asad. En este sentido, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha recordado al régimen que el plazo acordado para el fin de las hostilidades "no es una excusa" para seguir matando. Por su parte, el Consejo Nacional Sirio, que agrupa a la mayoría de la oposición, ha urgido este sábado a Naciones Unidas a intervenir "inmediatamente" para evitar una "catástrofe humanitaria".

El Consejo Nacional ha emitido un comunicado en el que pide al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que convoque rápido una reunión para acordar una resolución que proteja a los civiles de los ataques de las fuerzas de seguridad de Bachar El Asad. "El CNS llama a la comunidad internacional y a los países amigos y hermanos a movilizarse para evitar que el régimen sirio continúe cometiendo atrocidades contra civiles desarmados, mujeres, niños y ancianos", rogaba la oposición en su nota mientras el Gobierno aprieta las tuercas de la represión a dos días del inicio de la tregua formal pactada con la ONU.

Más de 24.000 sirios han cruzado la frontera turca desde marzo de 2011

El embajador estadounidense en Siria, Robert Ford, proporcionó material gráfico, que deja claro que la citada tregua queda aún muy lejos. El diplomático, que el pasado febrero abandonó Damasco, colgó en la página de Facebook de la embajada imágenes de satélite en las que, explicó, se puede ver a las tropas y a los blindados del Ejército rodeando núcleos de población. Otra prueba de que el supuesto alto el fuego estuvo el sábado muy lejos de cumplirse la proporcionaron los cientos de sirios que siguieron llegando a Turquía, Jordania y Líbano, huyendo de la violencia. En Turquía son ya 24.000 los refugiados sirios que han buscado cobijo, según las cifras oficiales.

Kofi Annan, el enviado de Naciones Unidas y la Liga Árabe para el conflicto, logró arrancar a El Asad y a los rebeldes un compromiso de alto el fuego, que debería ponerse en marcha a partir del próximo martes, fecha en la que las tropas deberían retirase de las ciudades. Dos días más tarde, el jueves a las seis de la mañana, ambas partes deberían haber depuesto las armas. El plan de Annan, del que forma parte la tregua, pretende poner fin a una crisis que ha causado más de 9.000 muertos según la ONU. El régimen sirio habla de 2.500 víctimas mortales en las filas de los distintos cuerpos de seguridad del Estado.

Imagen de satélite con la que EE UU quiere demostrar que el régimen mantiene su despliegue militar. pulsa en la foto
Imagen de satélite con la que EE UU quiere demostrar que el régimen mantiene su despliegue militar.

Los Cmités de Coordinación Locales, formados por activistas sirios, aseguraron haber encontrado 13 cadáveres, supuestamente ejecutados, en un barrio de Homs el sábado. En uno de los vídeos colgados por los activistas aparecen los cuerpos tirados en plena calle, maniatados y ensangrentados. En total, las distintas fuentes opositoras contabilizaron cerca de un centenar de muertos en la jornada de ayer. Mientras, la agencia oficial de noticias Sana, explicó cómo el sábado fue una jornada festiva en la que “ciudadanos sirios de todas las provincias inundaron las plazas para conmemorar el 65 aniversario de la fundación del [gubernamental] partido socialista Baaz”.

Salvo contadas excepciones, el régimen sirio no ha permitido la entrada de periodistas extranjeros en el país, por lo que resulta muy difícil contrastar la veracidad de las informaciones que emanan de ambas partes del conflicto.

Más información