El senador Marco Rubio anuncia su apoyo a Mitt Romney

El 13% de los hispanos republicanos de Florida votarían por el candidato republicano si su candidatura va acompañada de Rubio como aspirante a la vicepresidencia

El senador Marco Rubio durante un discurso en Washington.
El senador Marco Rubio durante un discurso en Washington. J. SCOTT APPLEWHITE (AP)

El senador por el Estado de Florida Marco Rubio anunció su respaldo a la candidatura de Mitt Romney para representar al Partido Republicano en las elecciones presidenciales de noviembre. Rubio es la última personalidad republicana en apoyar a Romney, que refuerza así su imagen de candidato inevitable.

"Cada vez es más evidente que Mitt Romney será el nominado por el Partido Republicano", declaró Rubio en un programa de la cadena de televisión FOX News. "Yo voy a dar mi apoyo a Mitt Romney, ofrece un contraste muy marcado con el historial del presidente".

El respaldo de Rubio llegaba apenas horas después de que el expresidente George H. W. Bush (1979 - 1983) anunciara su apoyo a Romney. Otro miembro de la familia, Jeb Bush, exgobernador de Florida y hermano del expresidente George W. Bush (2000 - 2008), reveló que añadía su nombre a la lista de figuras del Partido Republicano que apuestan por el exgobernador. Romney cuenta además con el apoyo de miembros del Tea Party como el senador por el Estado de Carolina del Sur Jim DeMint o el multimillonario Donald Trump.

Rubio, descendiente de inmigrantes cubanos y senador desde las elecciones legislativas de 2010, afirmó que está convencido de que Romney presidirá el país como un conservador y que su papel será mejor que el que Obama ha desempeñado hasta ahora.

"Creo que todos los candidatos en estas primarias tienen muchas cosas de las que enorgullecerse", reconoció Rubio, para atacar inmediatamente después a Obama, calificándolo de "nefasto presidente". El senador, una de las figuras del Partido Republicano con más proyección en la política nacional, también valoró las primarias que se celebran desde el pasado mes de enero para elegir al candidato presidencial, y criticó la falta de apoyo en torno a un mismo aspirante.

"No tengo ningún problema con las primarias, pero creo que estamos en un momento en el que al menos dos de los candidatos han admitido abiertamente que la única manera en que pueden ganar la nominación es durante la convención en Tampa el mes de agosto", afirmó Rubio, en referencia a Ron Paul y Newt Gingrich, que amenazan con llevar su apuesta electoral hasta la convención republicana a finales del verano. "No creo que eso sea nada bueno. Nadie me va a convencer de que una pugna abierta en la convención sea la receta para ganar en noviembre. Al contrario, creo que es una fórmula para el desastre".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Y una de las fórmulas que podría considerar el Partido Republicano para disputar la reelección de Obama podría incluir a Rubio como candidato a la vicepresidencia, apelando directamente al voto de la comunidad hispana. A pesar de que el senador ha visto crecer su perfil en la política nacional y ayudaría a su partido a recuperar los votos de un grupo del electorado que podría decidir quién será el presidente -especialmente en Estados clave como Florida- Rubio sigue negando que quiera ocupar el puesto. "No creo que me vayan a pedir que sea el candidato a la vicepresidencia", declaró en Fox.

"No va a pasar. Obviamente me halaga que la gente piense sobre mí de esa manera", añadió en la cadena MSNBC. "Hay muchas cosas que todavía quiero hacer como senador de Estados Unidos y disfruto de ese trabajo". Un día antes de que Rubio anunciara su decisión, Romney fue preguntado en el programa de televisión de Jay Leno qué piensa del senador: "Es el sueño americano", contestó.

En el caso de convertirse finalmente en candidato Romney se vería beneficiado de un compañero de como Rubio para recuperar la confianza del electorado hispano. El Partido Republicano se ha alejado de la comunidad latina desde que adoptó políticas tan duras contra la inmigración ilegal -que desembocó en leyes como la de Arizona o Alabama- y su rechazo a la propuesta de ley Dream Act -que tenía el objetivo de regularizar a estudiantes sin papeles.

Según una encuesta revelada el pasado mes de enero por la cadena ABC y el grupo Latino Decisions, el 60% de los hispanos republicanos de Florida votarían por el candidato de este partido si está acompañado de Rubio como aspirante a la vicepresidencia. A nivel nacional, el 13% de los hispanos votaría por un candidato Republicano en ese caso y otro 12% votaría "casi seguro" por ellos.

Sin embargo, el Partido Republicano todavía debería convencer a un importante porcentaje de los votantes de la comunidad hispana, ya que el mismo sondeo encontró que el 67% de los hispanos votarían al presidente de competir contra Romney, y éste solo tendría el 25% de los votos. Según los expertos, el Partido Republicano necesita el 40% del voto hispano si quiere impedir la reelección de Obama.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS