Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siria elevó un 580% sus compras de armas en el último quinquenio

Rusia, principal abastecedor de Damasco, y cubre el 72% de sus compras

La demanda de los países asiáticos impulsa el mercado de las exportaciones de armas

El régimen sirio aumentó en un 580% sus importaciones de armamento en el periodo 2007-2011 con respecto al quinquenio anterior. Rusia ha sido el principal abastecedor de Damasco, con entregas equivalentes a un 72% del total, según datos incluidos en un informe sobre las exportaciones globales de armas publicado hoy por el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI). El valor absoluto de las importaciones sirias en el último quinquenio es estimado por el SIPRI en unos 790 millones de euros, con un sistema de cálculo que no se refiere al precio real de compraventa, sino fundamentado en los costes de producción. Este sistema fue desarrollado para facilitar el estudio comparativo de los flujos de armas, pero no representa las cifras exactas de los contratos.

El principal capítulo de importaciones sirias entre 2002 y 2011 ha sido la compra de misiles (por un valor de 349 millones de euros, según el cálculo del SIPRI); sistemas de defensa antiaéreos (348 millones); aviones militares (120); barcos (41); y sensores (34). La base de datos del SIPRI no registra desde el año 1993 compraventa de material de artillería, el más utilizado en la represión de estos meses. Este tipo de armamento suele tener un largo periodo de vida útil.

El marcado incremento de las importaciones de Damasco empezó en 2008, tras un periodo de reducidas compras que empezó en 1993. Este periodo de escasas adquisiciones tuvo inicio poco después de la caída de la Unión Soviética y coincide con una fase de débil crecimiento de la economía siria, según datos del Fondo Monetario Internacional.

En un intercambio de e-mails desde Nueva York y Estocolmo, Paul Holtom y Mark Bromley, investigador del SIPRI, subrayan que el reciente incremento de las compras sirias coincide a su vez “con un esquema de restructuración de la deuda siria hacia Moscú vinculada a programas de compraventa de armamento. Es un esquema parecido a los aplicados con Libia y Argelia”.

Holtom subraya que el gran incremento del último quinquenio se debe a que en el anterior Siria estaba interesada en modernizar su armamento, pero estaba negociando con Rusia las condiciones. Una vez sellado el pacto, empezó el flujo.

En cualquier caso, el incremento de las importaciones no supone un crecimiento del gasto militar sirio que, al contrario, este descendió desde el 5,4% del PIB en 2002 hasta el 4% en 2009. También, en términos comparativos, hay que observar que, pese al incremento, el total de las importaciones sirias no fue muy superior a las de Jordania, un país que tiene 6 millones de habitantes, frente a los 20 de Siria.

El cuadro general de los datos publicados por el SIPRI indica que en el quinquenio 2007-2011 las exportaciones globales han crecido un 24% en comparación con el quinquenio 2002-2006. La demanda de los países del sureste asiático impulsa el mercado.

Los cinco principales importadores del mundo son India, Corea del Sur, Pakistán, China y Singapur. Los cinco principales exportadores son Estados Unidos, Rusia, Alemania, Francia y Reino Unido.

Sudamérica elevó en un 77% sus importaciones en el último quinquenio. Venezuela, Chile y Brasil fueron los mayores compradores en el extranjero.

España vendió en 2011 material militar por un valor de 707 millones de euros. Sus principales clientes fueron Noruega, Venezuela, México y Chile. La práctica total de la facturación derivó de la venta de barcos y aviones.

Otro informe del SIPRI publicado a finales de febrero apuntaba a que la facturación para 2011 de las 100 principales compañías del sector ascendió a 313.000 millones de euros.