La salud de un preso palestino se agrava tras 58 días de ayuno

Otros palestinos encarcelados en prisiones israelíes iniciaron el día 2 una huelga de hambre solidaria

Manifestantes durante los enfrentamientos entre palestinos e israelíes durante una concentración en apoyo a Jader Adnan Musa.
Manifestantes durante los enfrentamientos entre palestinos e israelíes durante una concentración en apoyo a Jader Adnan Musa.ATEF SAFADI (EFE)

La vida del dirigente de la Yihad Islámica Jader Adnan, que se encuentra en huelga de hambre desde hace 58 días, comienza a correr peligro. Adnan lleva ya varias jornadas hospitalizado y está siendo alimentado forzosamente con suero, mientras sus familiares y amigos demandan su puesta en libertad.

El preso fue juzgado el pasado mes de enero por un tribunal militar que le impuso cuatro meses de arresto administrativo por sus “actividades” como “miembro de la Yihad Islámica palestina, que amenaza la seguridad de la región”. Desde entonces, Adnan se encuentra en “detención administrativa”, por la que las autoridades israelíes ni presentan cargos concretos contra él, ni le dejan en libertad, en base a informaciones, dicen, de carácter restringido a las que ni siquiera tiene acceso su abogado, Yawad Bulos. “Jader es una persona muy obstinada y podría llevar su huelga de hambre hasta las últimas consecuencias, igual que hiciera el famoso preso del IRA irlandés Bobby Sands en 1981”, comenta Bulos desde su oficina en Ramala. “La forma en la que le arrestaron y el régimen de detención administrativa en que le retienen son antidemocráticos y no cumplen con las condiciones mínimas del Estado de derecho”, añade este letrado que durante años fue el abogado de la Casa de Oriente, un emblemático edificio que albergó, hasta el año 2001, la delegación oficiosa de la OLP en Jerusalén.

Jader Adnan, que ha asegurado haber sido víctima de malos tratos, sólo quiere que le juzguen o le dejen en libertad, lo mismo que pedía el pasado sábado la organización pro Derechos Humanos, Human Rights Watch a través de un comunicado: “Israel debe poner fin inmediatamente a la detención ilegal de Adnan”. La organización palestina defensora de los derechos de los presos, Addameer, advirtió recientemente en otro comunicado que la salud de Adnan ha entrado ya en una “fase alarmantemente crítica que podría tener consecuencias irreversibles y llevar en cualquier momento a un desenlace fatal”. Ayer por la mañana, cientos de estudiantes de la Universidad de Bir Zeit celebraban una asamblea en la que reivindicaban la libertad de Adnan y la mejora de las condiciones penitenciarias del resto de los casi 4.500 palestinos que cumplen condena en cárceles israelíes. A renglón seguido, dos centenares de estudiantes se dirigían en autobuses hasta la prisión de Ofer, situada al Oeste de Ramala, donde se enfrentaban a efectivos de la Guardia de Fronteras israelí, registrándose varios heridos por impacto de proyectiles de gases lacrimógenos y de granadas aturdidoras.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS