El bloque suní Al Iraqiya volverá a las instituciones iraquíes

El partido del vicepresidente boicoteó el Gobierno y el Parlamento cuando su líder tuvo que huir acusado de terrorismo

El vicepresidente de Irak, Tarik al Hachemí, en Erbil el 31 de enero.
El vicepresidente de Irak, Tarik al Hachemí, en Erbil el 31 de enero.SAFIN HAMED (AFP)

El bloque político Al Iraqiya, al que pertenece el huido vicepresidente suní de Irak, Tareq al Hashemi, pondrá fin a su boicot a las reuniones del Gobierno, según declaró a Efe Bade al Yaburi, miembro de esta coalición. Al Yaburi explicó que esta decisión de volver a participar en el Gobierno de unidad de Nuri al Maliki tiene el objetivo de demostrar las buenas intenciones de su formación y dar una oportunidad para que "tenga éxito" la conferencia nacional propuesta por el presidente iraquí, Jalal Talabani, para superar la crisis. Ali Musaui, consejero del primer ministro, confirmó a France Presse esta decisión. “El primer ministro ha saludado el regreso de los ministros, que va a permitir trabajar al Gobierno”, ha dicho.

Al Iraqiya adoptó esta decisión después de una serie de reuniones con Talabani y de que el pasado 29 de enero pusiera fin al boicot a las sesiones del Parlamento. Esta plataforma, que tiene ocho ministros en el Ejecutivo de unidad nacional, es de tendencia laica e incluye en sus filas a dirigentes suníes y chiíes, entre otros.

Irak vive una grave crisis política desencadenada el pasado 19 de diciembre por una orden de arresto contra Al Hashemi por supuestos delitos de terrorismo, que coincidió con la retirada militar estadounidense del país y una oleada de atentados muy sangrientos dirigidos contra la comunidad chií.

Esa orden de detención hizo que Al Iraqiya decidiera boicotear las reuniones del Gobierno de unidad nacional, días después de que anunciara la suspensión de su participación en el Parlamento por lo que considera la "marginación política" a la que le somete Al Maliki.

Al Iraqiya fue la alianza ganadora en los comicios de marzo de 2010, pero no consiguió formar un Ejecutivo al no lograr los escaños necesarios, lo que degeneró en un vacío gubernamental que duró ocho meses hasta que fue alcanzado un consenso entre todas las fuerzas políticas para repartirse los ministerios.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS