Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Romney gana en Florida y recupera su condición de favorito

Su triunfo representa un éxito de los sectores más moderados del partido frente al Tea Party

Mitt Romney saluda a sus seguidores acompañado de su mujer, Ann. Ampliar foto
Mitt Romney saluda a sus seguidores acompañado de su mujer, Ann. AFP

Mitt Romney ha obtenido hoy una rotunda victoria en las elecciones primarias de Florida y, con ello, ha recuperado su condición de favorito para ser el candidato a la presidencia del Partido Republicano. Su triunfo pone freno al avance de su principal rival, Newt Gingrich, en las últimas semanas y representa un éxito de los sectores más moderados del partido frente al Tea Party y los grupos más conservadores.

Romney deberá, sin embargo, certificar esta victoria en próximos caucus y primarias –el primero de los cuales se celebrará este sábado en Nevada- para disipar las dudas que todavía existen sobre su capacidad para asumir un liderazgo que se le ha resistido desde el comienzo de este proceso electoral.

Resultado de las primarias republicanas pulsa en la foto
EE UU  Resultado de las primarias republicanas

Con el 98% de los votos contados, Romney consiguió el 47% del total, dejando a Gingrich con un lejano 32%. Rick Santorum obtuvo el 13% y Ron Paul, un testimonial 7%.

Con estos resultados, se confirma que la carrera electoral republicana ha quedado convertida en un mano a mano entre Romney y Gingrich, aunque Santorum y Paul pueden tratar de continuar en la pelea con el propósito de jugar un papel en el futuro del Partido Republicano. En el caso de Santorum, no se pueden descartar sus opciones de ser elegido como candidito a la vicepresidencia. En cuanto a Gingrich, el eslogan que esta noche presidía el cuartel general de su campaña -“Quedan 46 Estados”- hablaba claramente de su voluntad de seguir adelante.

Romney dijo en su discurso de victoria que la pugna que se está viendo en estas primarias no dividirá al partido de cara al futuro, de cara a las elecciones presidenciales. “Esta batalla nos fortalece”, afirmó, en un discurso en el que concentró sus críticas en Barack Obama y evitó conflictos con sus rivales dentro del conservadurismo. “Estas elecciones son para salvar el alma de América”, añadió, señalando la situación de extremo declive a la que, según él, el presidente ha conducido al país. “Mi liderazgo acabará con la era de Obama”, aseguró.

La victoria de Romney supone el triunfo de quienes defendían una línea más pragmática

Romney se impuso en Florida después de haber conseguido en los días finales superar la ventaja que Gingrich había adquirido en las encuestas como consecuencia de su sorprendente éxito en las primarias de Carolina del Sur.

Romney ha ganado ya, pues, dos de las cuatro elecciones disputadas hasta la fecha (New Hampshire y Florida) y se reafirma como el aspirante en mejor posición para la victoria final. Como se ha demostrado en Florida, donde ha gastado más de diez veces de dinero que Gingrich, posee la campaña mejor organizada y mejor financiada de los cuatro que siguen en liza.

Después del fracaso de Carolina del Sur, donde los votantes conservadores le dieron masivamente la espalda, Romney decidió aceptar el juego sucio que Gingrich le había planteado y se enzarzó en un duelo de anuncios negativos en televisión del que, finalmente, ha salido mejor librado que su contrincante.

La victoria de Romney, a quien las encuestas muestran como un rival mucho más difícil de batir para Barack Obama, supone el triunfo de quienes defendían una línea más pragmática frente a quienes exigen un candidato como demostradas credenciales de extremo conservadurismo. Un 45% de los que han acudido a las urnas, según una encuesta de CNN, mencionaron como la primera cualidad que buscan en un candidato la de que sea capaz de vencer al presidente.

El exgobernador de Massachusetts sigue teniendo pendiente, no obstante, una reconciliación con ese sector radical, representado por el Tea Party, que puede continuar ofreciendo resistencia en Nevada, donde tiene considerable influencia, y en otros estados donde se celebran elecciones en las próximas semanas.

Más información