Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán está dispuesto a atacar en territorio de EE UU, según la inteligencia de Washington

El jefe de la inteligencia estadounidense asegura que Irán está dispuesto a reforzar su apoyo al terrorismo internacional y a atacar en territorio de Estados Unidos

James Clapper, director de los servicios de inteligencia de EE UU. Ampliar foto
James Clapper, director de los servicios de inteligencia de EE UU. AFP

La administración estadounidense se muestra convencida de que Irán está dispuesto a aumentar sus apoyos al terrorismo internacional y a atacar en territorio de Estados Unidos, según declaraciones de James Clapper, director de los servicios de inteligencia.

“El plan para asesinar al embajador de Arabia Saudí en EE UU demuestra que algunos altos cargos iraníes -incluido probablemente el líder supremo Alí Jamenei- han alterado sus cálculos y ahora están más determinados a atacar en territorio estadounidense en respuesta a acciones reales o sospechas de amenaza al régimen”, ha declarado Clapper. 

Clapper ha realizado estas declaraciones como parte del informe anual sobre la amenaza de un ataque iraní, el primero desde la ejecución de Osama Bin Laden el pasado mes de mayo. El director ha explicado que la muerte del líder de Al Qaeda y de otros dirigentes en distintos ataques del Ejército estadounidense han debilitado a la organización terrorista, mientras que la amenaza la constituyen ahora grupos de Yemen, Somalia y países del norte de África.

El jefe de la inteligencia ha añadido que los últimos avances por parte de Teherán refuerzan el convencimiento de que el régimen “es técnicamente capaz de producir suficiente uranio enriquecido para crear una bomba nuclear si así lo desean. Sabemos que Irán está manteniendo varias opciones abiertas para desarrollar armamento nuclear”.

Sin embargo, Clapper ha admitido que los servicios de inteligencia estadounidenses no han podido confirmar si esta es la voluntad de Irán, y consideran que Teherán elegiría misiles balísticos ya que permiten definir su trayectoria hacia objetivos específicos.

Con el objetivo de evitar una nueva escalada, EE UU sigue apostando por sanciones económicas contra el régimen iraní. El pasado día 23 aprobó junto con la Unión Europea la imposición de nuevas sanciones que prohibieran el transporte, financiación y protección de las exportaciones de petróleo iraní. Teherán amenazó entonces con cerrar inmediatamente el Estrecho de Ormuz, por el que pasa a diaro el 20% del petróleo que se consume en todo el mundo. El informe entregado por Clapper ante el Comité de Inteligencia del Senado no especifica si se ha confirmado que Irán tenga capacidad de cumplir esta amenaza.

“Nuestra esperanza es que las sanciones tengan el efecto de inducir en Teherán un cambio de política en cuanto a sus intenciones nucleares. Obviamente, se trata de un tema muy inestable ahora mismo, estamos trabajando junto con Israel”, ha declaradoClapper.

El director ha reconocido también que el espionaje informático chino y ruso preocupa a los servicios de inteligencia estadounidenses, así como el aumento “en profundidad y en complejidad” de estas operaciones por parte de Irán.

Más información