Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los candidatos burlan el límite de la financiación electoral

Los comités de acción política recaudan sin restricciones

El candidato Mitt Romney, en un acto de campaña.
El candidato Mitt Romney, en un acto de campaña. AFP

En Estados Unidos un ciudadano puede donar un máximo de 2.500 dólares (1.900 euros) directamente a un candidato. La única forma de sortear esos límites y aportar una cantidad mayor, de forma indirecta, es a través de los poderosos comités de acción política (PAC, por sus siglas en inglés). El Tribunal Supremo estableció en 2010 que los PAC pueden recaudar y gastar cantidades ilimitadas de dinero para favorecer la candidatura de un determinado político.

Hasta la fecha, la mayoría del gasto de los PAC se ha desembolsado en la campaña republicana que, a lo largo de los próximos meses, designará a su candidato para enfrentarse al presidente Barack Obama en noviembre.

La Comisión Electoral Federal supervisa todas estas donaciones y establece la cantidad máxima que puede aportar un ciudadano individualmente al Comité Nacional del Partido Demócrata y al del Republicano o a los partidos políticos locales. Pero desde 2010, los PAC carecen de límite de recaudación siempre que actúen de manera independiente, sin coordinación directa con el equipo de campaña de un candidato, ni den su dinero directamente a este. Después, pueden utilizar las aportaciones para favorecer la campaña de uno de los aspirantes o para atacar a sus oponentes.

Todos los PAC deben revelar además de dónde viene el dinero y la cantidad acumulada, por lo que los votantes conocen el respaldo con el que cuenta un candidato en función de la recaudación a su favor. Los PAC que apoyan a aspirantes republicanos han gastado ocho millones de dólares (6,1 millones de euros) solo en las elecciones de Carolina del Sur.

Las reglas del juego permiten distribuir el dinero de las donaciones en direcciones distintas. El grupo Restaurar nuestro futuro, dirigido por uno de los asesores de campaña de Mitt Romney en 2008 —lo que despierta dudas sobre la conexión entre este PAC y la campaña de Romney— y el que más dinero ha invertido en Carolina del Sur, ha gastado ya unos 2,3 millones de euros. Del total, 2 millones de euros estuvieron destinados a una campaña contra Newt Gingrich (vídeo); 173.000 euros, contra Rick Santorum, y unos 77.000 euros en mensajes a favor de Mitt Romney, según datos obtenidos por la organización ProPublica.

El PAC Ganando nuestro futuro, dirigido desde diciembre por un antiguo director del comité de acción política de Gingrich, ha gastado un total de 2,9 millones de dólares solo en atacar a Romney. En conjunto, los PAC favorables a candidatos republicanos han gastado ya más de 24 millones de euros en estas elecciones.

Diversos PAC recaudan también fondos para la campaña de reelección de Obama, que todavía espera saber a qué candidato tendrá que enfrentarse en noviembre. El presidente disponía el pasado mes de septiembre de 77 millones de euros —Romney tenía entonces 24,7 millones—, según datos recabados por el diario The New York Times.

Como ya ocurriera en la campaña electoral de 2008, Obama ha obtenido más de la mitad de sus donaciones, un 52%, en aportaciones inferiores a 154 euros. La mayoría de sus donantes, además, residen en Nueva York, Chicago y California. Los donantes a favor de Romney, el aspirante republicano favorito para disputarle a Obama la presidencia, son diferentes. Un 61% aportó la cantidad máxima por persona: 1.900 euros.

La ausencia de límites de recaudación para estos comités independientes ha hecho que multipliquen su campo de acción e influencia en comparación con la campaña electoral de hace cuatro años. Según un informe de la Comisión Electoral, las donaciones de ciudadanos, PAC, ONG, sindicatos y grupos independientes se multiplicaron por cuatro entre las elecciones de 2008 y las legislativas de 2010, cuando el Partido Demócrata perdió el control de la Cámara de Representantes.

Antes de que el Tribunal Supremo eliminara estas limitaciones, cualquier ciudadano podía donar un máximo de 3.800 euros a los PAC, que a su vez dirigían el dinero hacia los candidatos o partidos de su elección.