Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La disidencia cubana denuncia el acoso policial en el entierro de Villar

El régimen castrista asegura que el opositor no estaba en huelga de hambre y que era un delincuente común

Vigilia de las Damas de Blanco tras la muerte de Wilmar Villar.
Vigilia de las Damas de Blanco tras la muerte de Wilmar Villar. AFP

El preso cubano Wilman Villar, fallecido este jueves tras una huelga de hambre en la cárcel, ha sido enterrado en la localidad oriental de Contramaestre en "una atmósfera de intimidación policial", según la Comisión de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN).

Así lo ha manifestado, en declaraciones a Efe, el portavoz de la CCDHRN, el activista Elizardo Sánchez, quien ha relatado que solo dejaron entrar en la funeraria a ocho integrantes del grupo disidente Damas de Blanco y a seis opositores, pero "a la hora de salir el cortejo fúnebre la policía les bloqueó y no les permitió ir al cementerio, al que solo pudo llegar la familia".

"Por añadidura había 6 opositores fuera de la funeraria para sumarse al cortijo y fueron arrestados para impedirles que fueran al entierro, sin contar entre 50 y 70 detenciones preventivas" que se produjeron en las provincias de Santiago de Cuba, Guantánamo, Granma y Holguín, ha denunciado el disidente.

Muy distinta es la versión ofrecida por el Gobierno castrista. En una nota divulgada en la web oficial Cubadebate, el régimen lo define como "un recluso común". "Cuba lamenta la muerte de cualquier ser humano; condena enérgicamente las burdas manipulaciones de nuestros enemigos, y sabrá desmontar esta nueva agresión con la verdad y la firmeza que caracteriza a nuestro pueblo", señala el Gobierno de la isla en su comunicado. Según esta nota, Villar estaba preso por desacatado, atentado y resistencia tras golpear y lesionar a su mujer.

El fallecimiento de Villar tras 50 días de huelga de hambre ha suscitado reacciones de condena desde la oposición interna, el exilio de Miami y los gobiernos de Estados Unidos y España, ante un caso que muchos han comparado con el de Orlando Zapata, el preso político que falleció en febrero de 2010 tras un larga huelga de hambre.

Más información