Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE impondrá el embargo petrolero a Irán el próximo día 23

El acuerdo político de los Veintisiete debe ser complementado con la puesta en práctica de lo pactado.- España, el país comunitario que más dependió del petróleo de Irán

Plataforma petrolífera en las aguas del golfo pérsico al límite de aguas de Qatar cerca del puerto iraní de Assalouyeh
Plataforma petrolífera en las aguas del golfo pérsico al límite de aguas de Qatar cerca del puerto iraní de Assalouyeh EFE

La Unión Europea impondrá el próximo día 23 sanciones a Irán dirigidas a impedir la exportación de su crudo a la Unión, según Villy Soevndal, ministro de Asuntos Exteriores de Dinamarca, país que este semestre ocupa la presidencia rotatoria de la UE. El endurecimiento de las sanciones va dirigido a “dejar claro a Irán que debe negociar sobre su programa nuclear y permitir el libre acceso de inspectores”, ha dicho el ministro. El acuerdo político de los Veintisiete debe aún ser complementado con la crucial puesta en práctica de lo pactado, que supondrá desequilibrios para algunos socios, como España que en 2010 fue el país comunitario que más dependió del petróleo importado de Irán.

“Estamos dispuestos a actuar con la máxima rapidez para que Irán negocie”, ha apuntado Soevndal. Años de sanciones económicas institucionales y de vetos a autoridades del régimen por parte de la Unión no han dado el resultado apetecido ya que Irán parece cada vez más cerca de hacerse con la tecnología capaz de fabricar armas nucleares, según el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA).

España fue el país comunitario que más dependió del petróleo de Irán en 2010.

Los ministros de Exteriores de los Veintisiete ya tuvieron sobre la mesa el asunto de la no importación de petróleo iraní en su reunión de diciembre, cuando varios países, entre ellos España, pidieron más tiempo para analizar las consecuencias de la medida debido a su propia dependencia del crudo iraní (el 14,6% en el caso español, la mayor tasa porcentual en el club comunitario).

En la reunión del 23 de enero “se decidirá aplicar más sanciones y que afecten al petróleo”, ha adelantado Soevndal a un grupo de corresponsales de Bruselas de visita en Copenhague para asistir a la presentación de la presidencia danesa.

El ministro no sabe si para esa fecha “estarán dispuestas las alternativas” de aprovisionamiento energético para los mejores clientes de Irán (Italia, Grecia y Bélgica, además de España), pero aventura que “hay otros países deseando participar, como Arabia Saudí y Kuwait, además de que Libia ya está recuperándose” para exportar más.

Más allá de la decisión política, habrá que perfilar la letra pequeña de la ejecución de las sanciones. Los distintos Gobiernos han estado debatiendo si el embargo debe aplicarse en el momento en que el Consejo lo decida o si se debería esperar algún tiempo. Francia que sólo recibe el 2,8% de su crudo de Irán ya dejó entrever en el pasado que, una vez aprobado el principio, cada país debería actuar con la rapidez que sus circunstancias lo permitan.

Un 6% del petróleo que importa la UE procede de los pozos iraníes. Es el segundo cliente de la República Islámica después de China.

Alrededor del 6% del petróleo que importa la UE procede de los pozos iraníes, lo que convierte a los Veintisiete en el segundo cliente de la República Islámica tras China. En el pasado se ha debatido la pertinencia de una medida que sólo afectaría relativamente a las exportaciones de Teherán y más teniendo en cuenta que no implicaría a su primer cliente.

La firmeza iraní en sus planes nucleares, las sanciones de Estados Unidos y la tensión verbal en torno al cierre del estrecho de Ormuz han llevado a la Unión a actuar. A Irán “debemos dejarle claro que debe negociar sobre el programa nuclear porque si no hay peligro de proliferación”, ha advertido Soevndal. “Si Irán se hace con armas nucleares, hay otros países en la región con capacidad para hacer lo mismo y nos encontraremos con la presencia de armamento nuclear por toda la zona”.

El ministro ha asegurado que la Unión Europea no trabaja con la hipótesis de una intervención militar, como ha dejado entender Estados Unidos. “Si abres la vía militar, cierras las otras”, ha señalado. “Nosotros trabajamos en sanciones mas fuertes para forzar a Irán a negociar”.

A la hora en que habló, Soevndal no tenía información suficiente para opinar sobre el mortal atentado contra un científico nuclear cerca de Teherán.