China revisa el caso de evasión de impuestos del disidente Ai Weiwei

Las autoridades fiscales tienen dos meses para estudiar los argumentos de la defensa

Ai Weiwei, tras comparecer ante las autoridades fiscales.
Ai Weiwei, tras comparecer ante las autoridades fiscales.ANDY WONG / AP

Las autoridades fiscales chinas han aceptado revisar el caso de la supuesta evasión de impuestos de Ai Weiwei. El artista y disidente ha asegurado que los responsables tienen ahora dos meses para estudiar los documentos presentados por sus abogados la semana pasada. "Si no estamos satisfechos con el resultado, podemos llevar el caso a los tribunales", ha afirmado a la agencia France Presse Pu Zhiqiang, letrado que defiende a Fake Cultural Development, la empresa fundada por Ai Weiwei y que gestiona sus proyectos, pero que pertenece a su esposa, Lu Qing.

El artista fue detenido el 3 de abril del año pasado por la policía en el aeropuerto de Pekín cuando se dirigía a Taipei, vía Hong Kong, para organizar una exposición, en medio de la ola de arrestos e interrogatorios lanzada por el Gobierno contra activistas y disidentes por miedo al contagio de los levantamientos populares ocurridos en los países árabes.

Ai estuvo en paradero desconocido durante 81 días, tras lo cual fue liberado. Pero el 1 de noviembre recibió orden de pagar 15 millones de yuanes (1,85 millones de euros) en concepto de impuestos evadidos, multas y retrasos por parte de Fake Cultural Development. El artista y sus seguidores aseguran que la medida fue un castigo para silenciarlo por sus continuas críticas al Gobierno y su defensa de la democracia.

Para poder apelar la multa tuvo que depositar una garantía de 8,45 millones de yuanes (1,04 millones de euros), dinero que reunió gracias a los envíos de casi 30.000 seguidores, y que le llegó por transferencias bancarias, giros postales e incluso en forma de frutas envueltas en billetes, lanzadas por encima del muro del jardín de su casa, en Pekín. También recibió una donación simbólica de 100 euros del responsable de derechos humanos del Gobierno alemán. Ai ha dicho que considera todo el dinero recibido -8,69 millones de yuanes (1,07 millones de euros)- préstamos y que lo devolverá.

Para recurrir la multa Ai tuvo que depositar una garantía de 1,04 millones de euros

Las alegaciones presentadas por sus abogados citan inconsistencias en el caso, incluidos la participación de la policía de forma irregular en su detención y la violación del código fiscal chino. El artista fue informado el miércoles telefónicamente por las autoridades fiscales de la decisión de aceptar la revisión del caso, y el jueves recibió una notificación. “Esperamos que la oficina de impuestos revise el caso con seriedad”, ha afirmado Ai.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

La notificación se produce días antes de que el próximo sábado sea inaugurada en la galería Mary Boone de Nueva York su instalación Pipas de Girasol, que fue mostrada en la Tate Modern, en Londres, el año pasado. Ai Weiwei no podrá asistir a la apertura de la exposición porque las condiciones bajo las que fue puesto en libertad le prohíben salir de Pekín hasta el próximo 22 de junio, un año después de que fuera liberado bajo fianza, tras numerosas protestas internacionales de artistas, gobiernos occidentales y activistas. Las autoridades chinas han dicho que técnicamente está bajo investigación durante un año y que puede ser citado a declarar en cualquier momento.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50