Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo líder de Corea del Norte recibe a una delegación surcoreana

La comitiva está encabezada por Lee Hee-ho, viuda del presidente surcoreano Kim Dae-jung

Entre los integrantes también está la presidenta del Grupo Hyundai, Hyun Jeong-eun

Lee Hee-ho, a su llegada a Corea del Norte.
Lee Hee-ho, a su llegada a Corea del Norte. AP

El heredero de la dinastía comunista norcoreana, Kim Jong-un, hijo del recientemente fallecido líder del país, Kin Jong-il, ha recibido a la delegación surcoreana que ha viajado este lunes a Pyongyang para rendir homenaje al difunto. La comitiva estaba formada por Lee Hee-ho, viuda del presidente surcoreano Kim Dae-jung; la presidenta del Grupo Hyundai, Hyun Jeong-eun, y otras 16 personas. Es el primer encuentro del flamante sucesor en el gobierno de Corea del Norte con sus vecinos del Sur. Según han valorado fuentes diplomáticas, la reunión supone un “espaldarazo” a las relaciones en la península coreana. Lee y Hyun han visitado previamente el Palacio Memorial de Kumsusan, donde se encuentra el velatorio del líder fallecido.

La avanzada edad de Lee, 90 años, aconsejó que el trayecto se realizara por tierra por lo que fue necesario la emisión de un permiso especial de los dos Gobiernos. La delegación ha cruzado la frontera más militarizada del mundo, por la parte oeste, a través de Kaesong, una zona económica especial establecida por Corea del Norte en 2004 y desarrollada por Hyundai, donde han dejado sus vehículos para proseguir el resto del camino en coches oficiales norcoreanos.

“Confío en que nuestro viaje ayude a mejorar las relaciones entre Corea del Sur y del Norte”, dijo previamente Lee en un mensaje leído por su asistente antes de cruzar la frontera. Poco después, se manifestaba en el mismo sentido el portavoz del Ministerio surcoreano de Unificación, que ha expresado el deseo de que la visita conduzca a “la reconciliación y cooperación intercoreanas”, informa la agencia Yonhap.

"Confío en que nuestro viaje ayude a mejorar las relaciones entre el Norte y el Sur"

Lee Hee-ho

Seúl envió un mensaje de pésame al “pueblo” norcoreano por la muerte de Kim y ha permitido a organizaciones civiles y privadas que manden mensajes de condolencia. Sin embargo, no permitió que en la delegación viajase ningún miembro del Parlamento, como había solicitado la oposición, ni ningún funcionario.

Desde que el conservador Lee Myung-bak llegó a la presidencia en 2008, las relaciones intercoreanas se han reducido al mínimo, es especial tras los dos incidentes armados del año pasado: el hundimiento de la fragata Cheonan, con la muerte de sus 46 tripulantes, y el intercambio de cañonazos en la isla de Yeonpyeong, que costó la vida a otros dos surcoreanos.

El régimen norcoreano anunció que abría sus puertas a todas las delegaciones de condolencia surcoreanas y se comprometió a garantizar su seguridad. Ante la negativa de Seúl, Pyongyang advirtió que su actitud podría afectar al curso futuro de las relaciones intercoreanas.

El presidente surcoreano ha autorizado la delegación de Lee Hee-ho porque durante la presidencia del difunto Kim Dae-jung se celebró, en el año 2000, una cumbre histórica con Kim Jong-il. Además, Corea del Norte envió delegaciones a los funerales por Kim Dae-jung y por el fundador de Hyundai, el grupo que ha desarrollo los dos grandes proyectos de cooperación entre el Norte y el Sur.

La delegación tiene previsto regresar mañana a Corea del Sur, ya que ninguna delegación extranjera ha sido invitada a los funerales, que se celebrarán el próximo miércoles. Tras la muerte de Kim Il-sung, padre de Kim Jong-il y fundador de la República Popular Democrática de Corea, en 1994, Seúl no expresó sus condolencias ni permitió a ninguna delegación viajar al Norte.