Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los islamistas dominan el primer Gobierno democrático de Túnez

El partido vencedor Ennahda ocupa 18 carteras, entre otras la de Interior, Exteriores, Justicia y Derechos Humanos

El primer ministro de Túnez, el islamista Hamadi Jebali, muestra, el martes, la lista de su primer Gobierno al presidente de la República, Moncef Marzouki.
El primer ministro de Túnez, el islamista Hamadi Jebali, muestra, el martes, la lista de su primer Gobierno al presidente de la República, Moncef Marzouki. AFP

Ennahda, el partido islamista que ganó las elecciones (41,5% de los sufragios) en Túnez, domina el primer Gobierno democrático cuya composición fue anunciada hoy y que se sometió a la investidura de la Asamblea Constituyente que actúa como Parlamento.

Además de la jefatura del Gobierno, los islamistas cuentan con 18 ministros y secretarios de Estado sobre un total de 42 miembros del Ejecutivo, es decir el 45% de las carteras. Sus responsables van a desempeñar casi todas las carteras más importantes como Interior, Exteriores, Justicia, Derechos Humanos, Industria, Sanidad, Transportes, Agricultura y Enseñanza Superior.

Entre los miembros islamistas del Gobierno hay varios expresos políticos de la dictadura empezando por el primer ministro, Hamadi Jebali, que estuvo 16 años en la cárcel, y el titular de Interior, Ali Larayedh, cuya esposa Ouided Lagha, fue desnudada, grabada y torturada en las dependencias de ese ministerio. Nouredin Bhiri, nuevo ministro de Justicia, fue, en cambio, el abogado que más defendió a los presos islamistas.

Rafik Ben Abdessalem, el nuevo jefe de la diplomacia tunecina, es yerno de Rachid Ghanouchi, el líder de Ennahda que no ocupará ninguna cartera. Militante del sindicato estudiantil islamista clandestino, Abdessalem se exilió al Reino Unido en 1993 donde estudió en la Universidad de Westminster y después trabajó para la cadena de televisión catarí Al Jazeera. En Londres conoció a Intissar, la hija del líder islamista, que es columnista del diario The Guardian. Su nombramiento ha suscitado un gran malestar en la sociedad civil.

El Congreso para la República (CPR, nacionalista de izquierdas) y Ettakatol (socialista), los dos socios menores de la coalición gubernamental, se conforman con, respectivamente, seis y cinco ministerios y secretarías de Estado. Las dos carteras más importantes atribuidas al CPR son las de la Mujer y Formación Profesional mientras que a los socialistas les tocan los Asuntos Sociales y la Educación, pero sin las universidades.

En el Gobierno hay también doce ministros y secretarios de Estado independientes aunque algunos de ellos son afines a Ennahda. Ocupan carteras importantes como las de Defensa, Asuntos Religiosos, Hacienda y Cultura.

El Ejecutivo formado ayer durará hasta que la Asamblea Constituyente concluya la redacción de la nueva Carta Magna, una tarea que debería estar acabada dentro de un año, pero que se puede alargar unos meses más. De los 217 escaños de la Asamblea, elegida a finales de octubre, Ennahda dispone de 89.

 

Más información