Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel libera a 550 palestinos en la segunda fase del canje de prisioneros

La segunda lista de reclusos fue confeccionada exclusivamente por Israel

No han sido excarcelados ahora miembros ni de Hamás ni de la Yihad islámica

Un joven palestino recibe un beso de su madre después de ser liberado. Ampliar foto
Un joven palestino recibe un beso de su madre después de ser liberado. EFE

Israel y el movimiento Hamás han completado este domingo la segunda fase del acuerdo de intercambio de prisioneros firmado para garantizar la pasada liberación del soldado israelí Gilad Shalit por el grupo islamista, aunque en esta ocasión ha dejado fuera de la lista a los reos del grupo islamista. La práctica totalidad de los prisioneros liberados en la segunda ronda de excarcelaciones se encuentran ya en la ciudad palestina de Beitunia, según ha confirmado el Ejército israelí. La mayor parte de los presos, 505 (entre ellos cuatro mujeres), regresaron a sus hogares en Cisjordania a través del puesto de control de Betunia, cerca de Ramala, mientras que otros 41 retornaron a la franja de Gaza por el cruce de Kerem Shalom.

Otros dos prisioneros oriundos del vecino reino de Jordania fueron hacia su destino a través del cruce fronterizo de Allenby y los dos restantes, naturales de Jerusalén Este y entre los que había una mujer, recobraron la libertad en la base del Ejército israelí de Atarot, próxima a Ramala, según ha informado en un comunicado el Servicio de Prisiones de Israel.

Los presos habían sido agrupados previamente en las penitenciarias de Ayalón, situada entre Jerusalén y Tel Aviv, y la de Ofer, cerca de Ramala, donde horas antes de la excarcelación se registraron enfrentamientos entre familiares de los reos y fuerzas de seguridad israelíes.

Según la agencia EFE, soldados israelíes arrojaron gases lacrimógenos a los familiares que se habían congregado con la esperanza de poder recibir a sus seres queridos frente al centro de detención del Ejército.

Por su parte, fuentes militares israelíes apuntan que varios de los concentrados arrojaron piedras y cócteles molotov contra las tropas apostadas en la penitenciaría de Ofer.

Qadura Fares, histórico dirigente palestino y presidente del Club de Presos, acusó a Israel de planear la liberación a una hora tan tardía para privar a los palestinos de "la celebración del regreso de los presos a su tierra natal".

Con todo, esto no impidió que los prisioneros fueran recibidos como héroes en Ramala, donde centenares de personas esperaron durante horas para recibirlos en la sede gubernamental de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), ondeando banderas palestinas y entonando cánticos populares para animar el ambiente.

El secretario general de la Oficina del Presidente palestino, Tayeb Abdel Rahim, fue el encargado de recibirlos acompañado de destacadas personalidades de diferentes facciones políticas, incluida Hamás, pues Mahmud Abás se encuentra de visita oficial en Turquía.

Los presos llegaron a la capital administrativa de Cisjordania en 12 autobuses, en medio de los gritos de júbilo de sus vecinos.

En la franja de Gaza los liberados lo hicieron en un único autobús, al que se acercaron familiares y curiosos, aunque no hubo ningún acto oficial de recepción, en parte porque no se esperaba a ningún miembro del gobernante Hamás y por la hora tardía de su llegada.

La lista de liberados no incluye a miembros de Hamás

"Nuestro pueblo se contentará con la liberación de cualquier prisionero, sea de día o a medianoche", afirmaba poco antes en un comunicado el portavoz del brazo armado de Hamás, Abu Obeida, que declaró concluido el canje con Israel.

Esta segunda lista de reclusos fue confeccionada exclusivamente por Israel (como marcaban los términos del intercambio), por lo que no incluye miembros de Hamás o de la Yihad Islámica.

Salvo dos convictos por delitos de sangre, la mayoría estaban sentenciados a penas de cinco años como máximo, con gran parte cerca de cumplir su condena, y 300 pertenecen al movimiento nacionalista Al-Fatah, que encabeza el presidente Abás.

El pasado viernes el Tribunal Supremo eliminó el último escollo para que se pudiera concretar el canje, al desestimar una demanda que solicitaba el aplazamiento de la excarcelación, presentada por una organización derechista y dos familias de víctimas israelíes.

En la primera fase del acuerdo, Israel excarceló a 477 presos palestinos (incluidos responsables directos de atentados que dejaron decenas de muertos) a cambio de Shalit, que había sido capturado cinco años antes por tres milicias palestinas, entre ellas el brazo armado de Hamás.

Tras años de negociaciones infructuosas para lograr su libertad a través de mediadores como Egipto y Alemania, el acuerdo pudo concretarse hace dos meses y supuso uno de los más costosos en número de presos y sus delitos que ha tenido que afrontar el Estado judío a cambio de la liberación de un soldado vivo.