Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El detenido por disparar contra la Casa Blanca, acusado de intento de asesinato

El joven tenía antecedentes policiales en varios estados y residía en Idaho, donde sus familiares habían denunciado su desaparición el pasado 31 de octubre

Oscar Ortega-Hernandez, detenido por disparar contra la Casa Blanca. Ampliar foto
Oscar Ortega-Hernandez, detenido por disparar contra la Casa Blanca. AFP

Óscar Ramiro Ortega-Hernández, detenido el jueves en un hotel de Pensilvania, ha sido acusado formalmente del intento de asesinato de Obama o algún miembro de su gabinete. El joven de 21 años y de origen hispano actuó supuestamente movido por “el odio al presidente”, al que habría comparado con el “Anticristo”, según fuentes de la investigación citadas por los medios norteamericanos.

Ortega-Hernández compareció ante un juez federal de Pittsburgh acusado de realizar los disparos que la noche del pasado viernes impactaron en la fachada y en una de las ventanas blindadas de la Casa Blanca. El fiscal ha ordenado su traslado a la capital, donde podría permanecer en prisión preventiva hasta que se celebre el juicio y se enfrenta a una condena de cadena perpetua.

El sospechoso fue arrestado este miércoles en un hotel de Indiana, en el estado de Pensilvania, a unas cuatro horas de la capital. Las autoridades habían ordenado su búsqueda al encontrar un rifle de asalto AK-47 registrado a su nombre y con el que habría realizado los disparos la noche del pasado viernes. El arma apareció en el coche que Ortega-Hernández habría abandonado a unos 600 metros de la Casa Blanca, en el centro de Washington. Al parecer, el acusado habría realizado los disparos desde uno de los tramos de la Avenida Constitución desde donde se puede observar los dos pisos superiores de la Casa Blanca.

El área donde se produjeron los disparos se encuentra permanentemente vigilada por decenas de agentes, por lo que pudieron localizar el coche y el arma con rapidez. En cuanto a las dos balas que impactaron en la fachada y una de las ventanas, el Servicio Secreto confirmó que fueron encontradas este martes, cuatro días después del incidente.

Las autoridades aseguran que en ningún momento se temió por la seguridad de los residentes de la Casa Blanca porque tanto el presidente como Michelle Obama se encontraban en el primer día de su viaje a Hawai, donde asistieron a la cumbre APEC con los líderes de la región Asia-Pacífico.

Según fuentes de la investigación, Ortega-Hernández había “dirigido su interés hacia el presidente y la Casa Blanca”. El joven tenía antecedentes policiales en varios estados y residía en Idaho, donde sus familiares habían denunciado su desaparición el pasado 31 de octubre. La policía de Arlington, a las afueras de Washington, le había detenido brevemente la misma mañana del viernes, para después ponerle en libertad, tal y como afirmó ayer la cadena de televisión NBC.

Más información