Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS EN GRECIA

Evánguelos Venizelos gira la rueda

El ministro de Finanzas se perfila como probable sucesor del primer ministro

El ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos.
El ministro de Finanzas griego, Evangelos Venizelos. GETTY

Uno de los policías antidisturbios que protegían el Parlamento la noche de la moción de confianza a Yorgos Papandreu no lograba morderse la lengua. Su papel, ese viernes, era contener a cualquier manifestante de la plaza Syntagma, en el centro de Atenas, que provocase problemas. “¿Qué pienso de esto? Pues nada, solo le diré que un policía como yo gana en Grecia 800 euros”, respondía el joven de 23 años, bajo condición de anonimato, y fingiendo estar dando una dirección a la periodista, delante de sus superiores.

El rechazo político y social a Papandreu se tornó esta semana en una marea. Y el hombre clave en el giro de los acontecimientos se llama Evánguelos Venizelos, el ministro de Finanzas, un profesor de Derecho reputado en Grecia, un tipo de 56 años, de Tesalónica y ni más ni menos que el viejo rival de Yorgos Papandreu en el liderazgo del socialista Pasok.

Ahora, de una manera muy diferente a como él proyectara, puede convertirse en primer ministro de una renqueante Grecia. “Pero él nunca lo quiso así, heredar esto es un problema, no ha habido una carrera de ambición en todo esto”, dice a este diario una fuente cercana al Pasok.

Ambos regresaron juntos el miércoles, en un Falcon, de una durísima cumbre del G-20 en Cannes, donde la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, les habían enseñado los dientes e incluso la puerta de salida por la consulta a la que Papandreu quería someter el rescate financiero.

El no habría llevado a Grecia a la quiebra y puesto en peligro a toda la zona euro. Y, al aterrizar en Atenas, lo hizo. Venizelos redactó un comunicado de madrugada y por la mañana se declaró públicamente en contra de la decisión de su jefe y la mayor parte del Gobierno le siguió.

El ministro de Finanzas convenció a Yorgos Papandreu de que abandonase las armas, de que diera marcha atrás en la consulta y formase un Gobierno de unidad nacional. A cambio, le apoyarían en la moción de censura y le darían una salida digna.