Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONU pide una investigación sobre la muerte de Gadafi

La cadena árabe Al Arabiya afirma que Saif al Islam, el hijo prófugo de Gadafi, ha sido capturado herido cerca de Trípoli aunque no hay confirmación

El cadáver del líder libio Muamar el Gadafi.
El cadáver del líder libio Muamar el Gadafi. REUTERS

Tras las celebraciones, las clarificaciones. El Consejo de Derechos Humanos de la Naciones Unidas quiere ahora que se arroje luz sobre las “circunstancias” que rodean la muerte de Muamar el Gadafi. “Hay cuatro o cinco versiones distintas”, señalan desde el organismo, con sede en Ginebra, que esencialmente quiere determinar si fue ejecutado por sus captores.

La preocupación en la ONU es evidente, por  eso reclama ahora un “investigación amplia” porque se trata de una “cuestión muy seria” que debe aclararse. Y para apuntalar la solicitud, se fijan en las imágenes tomadas con teléfonos móviles, que muestran como los rebeldes la emprenden con un Gadafi herido, aún con vida, y sin posibilidad de defensa.

 “Hay gran incertidumbre sobre lo sucedido”, señala Rupert Colville, portavoz del órgano de la ONU que vela por los derechos de las personas. Las convenciones internacionales, recuerda, reconocen  a cualquier acusado de crímenes contra la humanidad el derecho a un juicio justo. Y las ejecuciones por parte de los captores están estrictamente prohibidas.

En Bruselas, mientras tanto, el comandante aliado supremo de la OTAN, almirante James Stavridis, enviaba un informe al Consejo Atlántico (los embajadores aliados) en el que concluye que la operación Protector Unificado en Libia se puede ir terminando. Como anexo a ese comunicado, se informaba del ataque de ayer a una veintena de vehículos en las inmediaciones de Sirte. "Cuando se produjo el ataque la OTAN no sabía que Gadafi estaba en la caravana", señala el documento. "Luego supimos a partir de fuentes abiertas [por ejemplo, la prensa o anuncios públicos] que Gadafi estaba en la caravana y que el ataque contribuyó a su captura" por las milicias del Consejo Nacional de Transición (CNT)

Naciones Unidas quiere esclarecer si el dictador libio "fue ejecutado tras su captura" 

“Otra cosa distinta sería si muriera en combate”, señala, por lo tanto la investigación deberá aclarar si Gadafi murió como parte de la guerra civil que se libra en el país. “Pero si sucedió algo más, si alguien es capturado y lo matan de forma deliberada, entonces sería algo muy serio”, precisa. La versión hasta ahora es que murió como consecuencia de las heridas.

Los vídeos son, en todo caso,“perturbadores”, según la ONU. Y se fijan en el hecho concreto de que en un vídeo salga primero vivo y después, en otro, muerto. “No estamos en condicionesde decir que sucedió. Por eso consideramos que es importante que se clarifique”, remachó Colville, que espera ahora una “investigación seria” sobre las causas reales de la muerte del dictador.

El comunicado de la OTAN informa de la cadena de acontecimientos que acabó con la muerte de Gadafi y, sin entrar en detalles operativos, señala que el ataque de los aviones aliados “probablemente contribuyó a su captura”. La Alianza relata en un informe emitido en la mañana de hoy que los sus aviones "atacaron 11 vehículos militares gadafistas que formaban parte de un grupo de unos 75 que se movían en las inmediaciones de Sirte”. La OTAN sostiene que dice que "los vehículos se movían a gran velocidad, transportaban muchas armas y municiones y suponían una importante amenaza para la población civil”, palabras-código que en Protector Unificado desencadenan una intervención armada.

Un médico asegura que Gadafi sucumbió por las heridas de una "bala en los intestinos" y otro dice que fue "por un disparo en la cabeza" 

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, declaró que el convoy en que se desplazaba Gadafi no suponía ninguna amenaza para la población. “No se le debía haber matado de ninguna de las maneras”, afirmó el ministro, que pidio respeto para el derecho internacional y el derecho humanitario.

La Alianza especifica que: “sólo se destruyó un vehículo”, suficiente como para desorganizar la columna y hacer que muchos otros elementos se dispersaran y cambiaran de dirección. Tras la dispersión, añade, una veintena de vehículos prosiguió a gran velocidad en dirección sur al oeste de Sirte “y continuaban suponiendo una amenaza importante”. La OTAN les atacó desde otro avión. “El análisis posterior al ataque reveló que aproximadamente 10 vehículos gadafistas fueron destruidos a dañados”.

 Un periodista de la agencia Reuters desplazado al lugar asegura que dentro de los coches “seguían sentados y calcinados los esqueletos de los conductores y los pasajeros muertos de ma instántánea por el ataque. Otros cuerpos aparecían mutilados o destrozados por los alrededores. En total eran unos 95 cadáveres, muchos de ellos de negros subsaharianos”.

Al final del comunicado, la OTAN afirma: “Más tarde supimos de fuentes abiertas [es decir, públicas] y de la inteligencia aliada que Gadafi estaba en la caravana y que el ataque probablemente contribuyó a su captura”.

 

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, recurrió sin embargo el jueves al término “histórico” para valorar la caída de Gadafi, en el contexto de la transición que vive el país árabe de la dictadura a la democracia. También hizo un llamamiento a todas las partes en conflicto para que abandonen las armas y trabajen juntas para reconstruir el país de forma pacífica.

En este sentido, hizo un llamamiento a las nuevas autoridades libias a que respondan a su promesa de que van a construir “una nueva nación plural”. La misión que la ONU tiene sobre el terreno, señalan desde el organismo, les asistirá en ese cometido. “Este es solo el principio del fin. El camino que hay por delante será difícil y lleno de retos”, remachó Ban.

La ONU ya tiene en curso una investigación en Libia sobre posibles casos de matanzas, torturas y otro tipo de crímenes contra la humanidad que pudieran haberse cometido durante el conflicto, que aún continúa. Colville explicó que ese equipo sería el que en principio trataría de aclarar las circunstancias de la muerte de Gadafi y hacer recomendaciones llegado el caso.

En cuanto al alcance de esta investigación, nacional o internacional, será algo que decidirá el Consejo de Derechos Humanos, agregó. Colville también hizo un llamamiento "a las nuevas autoridades libias, y a quien pueda ayudar, a que contribuyan a tranquilizar la situación en el país", teniendo en cuenta que "hay demasiada gente que está armada en Libia y que la situación es muy desordenada".

Según la versión más extendida, el dictador murió ayer a primera hora del día en su ciudad natal de Sirte, poco después de haber sido herido en un ametrallamiento aéreo de la OTAN y liquidado por los rebeldes. Un doctor que examinó el cadáver certificó que Gadafi murió por el disparo que recibió en los intestinos. "Gadafi fue capturado vivo y asesinado después. Una bala le penetró en los intestinos y esa fue la causa principal del fallecimiento", dijo el doctor Ibrahim Tika a la cadena árabe Al Arabiya. Sin embargo, otro forense, citado por la misma cadena, asegura que el dictador murió a causa de un disparo en la cabeza.

A su vez, los Gobiernos de Francia y Estados Unidos, los más involucrados en la campaña militar contra la Libia de Muamar el Gadafi, solicitaron ayer el perdón, la unidad y la reconciliación del pueblo tras la muerte del dictador, de 69 años. Tanto el presidente francés Nicolas Sarkozy desde París como la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, desde Islamabad; coincidieron en que hoy comienza una nueva era para el país norteafricano tras 42 años de dictadura gadafista.

Las autoridades del Consejo Nacional de Transición (CNT) libio debaten ahora donde serán los funerales del dictador. El portavoz del CNT, Mustafá Abdel Jalil, tiene previsto anunciar formalmente entre hoy y mañana la total liberación del país en el que los simpatizantes de la revolución celebraron con disparos al aire, gritos de alegría y conciertos de bocinas la muerte de Gadafi, que gobernó Libia con mano de hierro durante 42 años.

Respecto al paradero de Saif el Islam, el hijo que fue el brazo polítco del dictador, la cadena árabe Al Arabiya informa que ha sido capturado Zliten, al este de Trípoli, y está siendo atendido por médicos de las heridas que sufre, aunque no ha logrado confirmarlo. Con anterioridad, Al Arabiya aseguraba que había logrado huir a Níger.

El ministro francés de Defensa, Gerard Longuet, indicó que un avión de combate Mirage-2000 de la fuerza aérea francesa –pero integrado en la OTAN- detectó un convoy de gadafistas fuertemente armados y lo ametralló. En ese convoy huía, Gadafi trababa de escapar de Sirte. Según otra versión, difundida por cadenas estadounidenses que citan fuentes del Pentágono, fue un avión no tripulado Predator el que disparó misiles Hellfire contra la caravana de vehículos.

Medio centenar de leales a Gadafi resultaron muertos en el ataque, en el que no se utilizaron bombas porque ninguno de los periodistas que acudió al lugar vio cráteres. Gadafi fue herido entonces, en la cabeza y en el estómago, pero no resultó muerto. Abandonó la carretera principal y se escondió detrás de unas tuberías de desagüe. Es ahí donde le hallaron aún con vida los milicianos del CNT, que quisieron inmortalizar su captura con unas pintadas en una cercana subestación eléctrica. Es probable que agravasen sus heridas maltratándole, pero cuando le arrastraron hasta una camioneta sin techo para trasladarle a Sirte estaba aún vivo, aunque aturdido, como se le ve en un vídeo difundido por Al Yazira.

Lo vídeos y las imágenes del desagüe donde los rebeldes señalan que encontraron a Gadafi ayudan a reconstruir los últimos minutos de la vida del coronel, así como el relato pormenorizado de varios testigos a Reuters. "Nos llamó ratas, pero mire dónde lo encontramos", ha dicho a la agencia un combatiente del nuevo Gobierno rebelde, aludiendo a las cañerías al lado de una carretera.

El miliciano Salem Bakeer cuenta a Reuters cómo fue la captura. "Uno de los hombres de Gadafi vino hacia nosotros con el rifle en alto y rindiéndose, pero en cuanto vio mi cara empezó a dispararme". “Luego creo que Gadafi ha debido de decirles que pararan”, prosigue. "Mi jefe está aquí, mi jefe está aquí', decía el hombre [que estaba con Gadafi]. Muamar el Gadafi está aquí y está herido", relata. “Entramos y sacamos a Gadafi. Él decía: '¿Qué pasa? ¿Qué pasa?' Luego lo cogimos y lo metimos en el coche”, ha contado Bakeer, quien ha asegurado que el coronel ya tenía heridas de bala en una pierna y en la espalda cuando fue capturado.

Otros testigos del final de Gadafi han dado a Reuters una versión similar a la aportada por Bakeer, pero uno de ellos, Omran Jouma Shawan, ha añadido que al coronel lo hirió en el pecho uno de sus propios hombres.

Ya bien entrada la noche de ayer, el jefe del Consejo de Nacional de Transición, Mahmud Jibril, daba su propia (y oficial) versión. "Cuando fue localizado [Gadafi] gozaba de buena salud y llevaba un arma", aseguró. Según Jibril el derrocado presidente libio habría sido traslado entonces a un vehículo todoterreno que se vio envuelto en un intercambio de disparos a consecuencia del cual el exdictador murió de un disparo en la cabeza.

La comunidad internacional ha coincidido en señalar que la muerte de Gadafi supone el inicio de una nueva etapa en Libia. Francia es uno de los países que más se ha implicado en derrocar la dictadura. "La muerte de Gadafi cierra una página para los libios y señala el inicio de un proceso democrático", declaró en un comunicado el presidente francés, Nicolas Sarkozy. El primer ministro británico, David Cameron, reaccionó recordando a las "víctimas del coronel Gadafi".

El presidente estadounidense, Barack Obama, destacó que el final del dictador libio es “el destino inevitable” que pueden esperar todos aquellos que se empeñan en “gobernar a sus pueblos con puño de hierro”, informa Antonio Caño. La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, exclamó un "¡wow!" de sorpresa cuando se enteró de la captura de Gadafi. Clinton dijo hoy en una entrevista concedida a la cadena CBS en Kabul que la muerte del dictador "no garantiza el fin del conflicto" en Libia.

Más información