_
_
_
_
_
ANTONIO JOSÉ SEGURO | PRIMER SECRETARIO DEL PARTIDO SOCIALISTA PORTUGUÉS

“Tenemos que proponer medidas creíbles para ser una alternativa ”

Antonio José Seguro lidera el socialismo portugués tras el batacazo de Sócrates y en un país de incertidumbre económica

Seguro, en el foro de líderes progresistas.
Seguro, en el foro de líderes progresistas.JuanJo Martin (EFE)

El diputado y profesor universitario António José Seguro (Penamacor, 1962) se hizo con el timón del socialismo portugués después de la última derrota electoral del carismático y ex primer ministro José Sócrates de junio. Es consciente de que lidera un partido en horas bajas en un país que, a su vez, coquetea con el abismo económico y que es gobernado a distancia por la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo (instituciones que en mayo acordaron su rescate financiero por 76.000 millones a cambio de un plan de ajuste)

Por eso, Seguro, exministro y exeurodiputado, trata de separarse del actual Gobierno del conservador Pedro Passos Coelho y de sus medidas de ajuste, entre las que se cuenta la supresión de las pagas extras de verano y navidad para funcionarios y pensionistas que ganen más de 1.000 euros al mes. Pero también intenta diferenciarse, en un ejercicio de difícil equilibrismo político, de su antecesor a la cabeza del Partido Socialista, bajo cuyo Gobierno se ejecutó el rescate financiero. El secretario general del PS portugués asiste hoy a una reunión con socialistas europeos en España. Dos días antes recibió a EL PAÍS en Lisboa.

Pregunta. ¿Está de acuerdo con estas medidas de ajuste, que el primer ministro portugués juzga inevitables para que Portugal recupere el crédito económico?

Respuesta. Sólo tras analizar pormenorizadamente el conjunto del presupuesto en el que van incluidas haremos público nuestro voto. Pero yo ya he tenido la ocasión de debatir con Passos Coelho sobre el asunto y decirle que la supresión de las pagas extra de Navidad y verano es una medida injusta y violenta: afecta exclusivamente a los funcionarios y debilita a la clase media. La austeridad es positiva, pero si acarrea una recesión mayor, se convierte en un disparate.

P. Passos Coelho afirma que las medidas draconianas son suyas pero que la deuda que las ha causado son herencia del Gobierno socialista.

R. El déficit y el endeudamiento son resultado de un presupuesto acordado entre el PS y el PSD de Passos Coelho, entonces en la oposición. Lo que hace es echar las culpas a otros para atacar a la clase media a fin de perseguir ingresos. Hay una diferencia notable entre mi postura y la de Passos Coelho: él piensa que los problemas del país se resuelven sólo a través de la austeridad y que, después, por un hechizo mágico, el país comenzará a crecer. Yo creo que la austeridad no es suficiente, que hay que desarrollar determinados proyectos que creen empleo, entre otras cosas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

P. La protesta del sábado de los indignados fue seguida masivamente en Portugal. ¿Qué opinión le despertó el éxito de la convocatoria?

R. Me solidarizo con esa protesta. Comprendo lo que pasa por la cabeza de un joven que quiere trabajar, que tiene un proyecto de vida pero que no encuentra la manera de llevarlos adelante. Y el poder político no da respuestas. Esto ocurre en muchos países, incluido Portugal. Y si no damos respuestas a las nuevas generaciones ¿Qué estamos haciendo aquí?

P. Muchos ven al PS portugués como corresponsable de las medidas de ajuste, ya que acordó muchas con la troika (UE, FMI y BCE). Esto coloca a los socialistas en una posición difícil ahora ¿no?

R. No, todo lo contrario. Soy muy claro: el PS apoyará todo lo que fue firmado por la troika. Pero hay otras medidas programáticas del primer ministro que examinaremos una a una. Estamos comprometidos con la meta, no con los caminos.

P. ¿Cómo ve la actuación de Europa en esta crisis?

R. No se puede hacer una unión monetaria sin una unión política. Europa está pagando el precio de su ambigüedad. No ha decidido aún qué quiere ser. ¿Alguna vez en esta crisis ha tomado la iniciativa?

P. Muchos aseguran que el rescate de mayo de Portugal no bastará

R. No tengo ningún dato que me permita afirmar eso.

P. Bueno, los mercados continúan actuando como si no creyeran en las medidas acordadas por la troika….

R. Tiene razón. Por eso es necesaria la entrada de la política. La UE debe resolver si se decide, en su conjunto, a parar la ofensiva de los mercados. Si la UE opta por dejar a los países más expuestos a la deuda a la merced de los mercados, entonces no es una Unión Europea. El problema es que los proyectos nacionales se han hecho con la UE. Tenemos 17 políticas presupuestarias diferentes, 17 políticas económicas diferentes. Y esto no vale. Porque estamos hablando de la vida de las personas que buscan una vida digna, un empleo, una educación para sus hijos.

P. ¿Cómo viven en el PS portugués estos tiempos de derrota?

R. Pensando en convertirnos en alternativa. Para eso tenemos que proponer medidas creíbles y fundamentadas. Y eso lleva tiempo. Me gustaría, sobre todo, que en 2015 los portugueses, cuando fueran a votar, contaran con dos alternativas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Antonio Jiménez Barca
Es reportero de EL PAÍS y escritor. Fue corresponsal en París, Lisboa y São Paulo. También subdirector de Fin de semana. Ha escrito dos novelas, 'Deudas pendientes' (Premio Novela Negra de Gijón), y 'La botella del náufrago', y un libro de no ficción ('Así fue la dictadura'), firmado junto a su compañero y amigo Pablo Ordaz.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_