Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Sinn Fein presenta a McGuinness como candidato a la Presidencia de la República de Irlanda

El 'número dos' del antiguo brazo político del ya inactivo IRA concurrirá a las elecciones presidenciales del 27 de octubre

Martin McGuinness, ministro principal adjunto del Ejecutivo autónomo de Irlanda del Norte, número dos de los republicanos del Sinn Féin y en tiempos dirigente del desmantelado grupo terrorista Ejército Republicano Irlandés (IRA), será el candidato de los republicanos a las elecciones presidenciales que celebrará Irlanda el 27 de octubre.

Será la primera vez en la historia que el Sinn Féin presente candidato a la presidencia de la República, un cargo básicamente representativo que en los dos últimos septenios ha sido ocupado por Mary McAleese, candidata del Fianna Fáil en 1997 y reelegida en 2004 sin oposición como candidata independiente. McAleese sustituyó a Mary Robinson, que en 1990 ganó como candidata independiente presentada por los laboristas.

La candidatura de McGuinness, que en su día reconoció ser el número dos del IRA en Derry cuando ocurrió el célebre Domingo Sangriento en esta ciudad del Ulster en 1972 y que cumplió penas de cárcel por terrorismo en los años setenta, ha sido una sorpresa de última hora. Gerry Adams, el líder republicano que parecía decidido a convertirse él mismo en el primer candidato del Sinn Féin a la presidencia de la República en 2018, en vísperas del primer centenario de la guerra de la independencia de Irlanda, pareció descartar hace tan solo unos días la posibilidad de que el partido tuviera un candidato propio.

Hoy, fue el propio Adams quien conformó la candidatura de su lugarteniente: "Vivimos un tiempo de grandes retos para toda la gente de Irlanda. Necesitamos liderazgo positivo pero auténtico. Será un gran honor para mí proponer a Martin McGuinness para disputar estas elecciones con una amplia plataforma republicana centrada en los ciudadanos", declaró.

La candidatura deberá ser ratificada este fin de semana por el partido y se espera que McGuinness explique el domingo por qué se presenta a unas elecciones que difícilmente ganará (el Sinn Féin nunca ha superado el techo del 10% en unas elecciones en la República de Irlanda), que va a reavivar el fantasma de sus pasados vínculos con el terrorismo y su tantas veces denunciada presunta participación directa o indirecta en asesinatos y que va también a provocar cierto caos político en el Gobierno autónomo. McGuinness debe dimitir mientras dure la campaña electoral de sus responsabilidades como ministro principal adjunto de Irlanda del Norte.