Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las negociaciones para formar gobierno en Bélgica alcanzan su "última tentativa"

La prensa belga especula con la dimisión de Di Rupo, encargado de buscar un acuerdo, si fracasan las reuniones de hoy

La crisis política que padece Bélgica, dirigida por un Gobierno en funciones desde las elecciones de junio de 2010, se agrava. El encargado de formar un nuevo Ejecutivo de coalición, el líder socialista francófono Elio Di Rupo, ha advertido que las negociaciones con los partidos políticos se encuentran en una fase de "bloqueo profundo" y les ha convocado a una reunión de urgencia hoy para hacer una "última tentativa". La situación ha obligado al rey Alberto II, cuyo papel es clave en la formación de coaliciones, a volver antes de lo previsto de sus vacaciones en Niza (Francia).

Los medios belgas dan por hecho que si Di Rupo, que dirige desde hace cuatro meses las negociaciones entre ocho partidos francófonos y flamencos, fracasa presentará su dimisión al rey. Di Rupo ha explicado al término de otra jornada maratoniana de reuniones que las negociaciones están bloqueadas. "A pesar de todos los esfuerzos y de observar algunos avances, el formador -su cargo- tiene la obligación de constatar el bloqueo profundo de las negociaciones", ha indicado en una nota, y ha añadido que "la actitud de algunos rompe el equilibrio indispensable para lograr un acuerdo".

Di Rupo ha apelado también a la "responsabilidad" de las fuerzas políticas y ha asegurado que hará una "última tentativa" al reunirse con los presidentes de los ocho partidos implicados en la negociación, a la que de entrada se han negado a sumarse los soberanistas flamencos de la N-VA, ganadores de los últimos comicios, por rechazar de pleno las bases sobre las que el francófono ha planteado las conversaciones.

Ayer, las principales discusiones debían centrarse en la escisión del distrito electoral de la periferia de la capital Bruselas-Hal-Vilvorde (BHV) -sobre el que se habían registrado progresos en los últimos días-, la ley de financiación y la transferencia de más competencias a las regiones.

En cambio, el asunto de BHV, que enfrenta directamente los intereses de flamencos y francófonos, ocupó más de quince horas de discusiones, según señala la agencia Belga, que afirma también que Di Rupo presentó una nueva propuesta sobre el caso sintetizando las negociaciones de los días precedentes. Los democristianos flamencos del CD&V fueron los menos receptivos a la propuesta, según fuentes cercanas a las reuniones. Si Di Rupo no obtiene frutos de la reunión de hoy, la prensa belga especula con que presentará su dimisión al rey, Alberto II, cuatro meses después de que éste le hubiera encargado la tarea de formar Gobierno.

La interminable crisis política en Bélgica se agrava aún más si cabe con el anuncio por parte del primer ministro belga en funciones, Yves Leterme, de dejar la política a finales de año. Leterme ha afirmado en un comunicado que ha decidido aceptar la propuesta del secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Angel Gurría, y abandonar su cargo como primer ministro, del cual había dimitido hasta en tres ocasiones pero en el que se mantenía dados los problemas para formar gobierno tras las elecciones del pasado junio. Según explicó Leterme a la radio flamenca VRT, corresponde a los representantes de los estados miembros de la OCDE decidir el próximo viernes si aprueban que se haga cargo de su nuevo puesto en la organización.

No obstante, el todavía primer ministro en funciones ha precisado que la fecha en que eventualmente comenzará su trabajo en la OCDE será determinada teniendo en cuenta sus "responsabilidades actuales" al frente del Ejecutivo en asuntos corrientes. El líder socialista francófono, Elio Di Rupo, actual responsable de dirigir las negociaciones entre ocho partidos políticos flamencos y francófonos, ya ha destacado en un comunicado tras conocer la probable designación de Leterme como secretario general adjunto de la OCDE que su "agradecimiento por el trabajo que ha efectuado en el seno del Gobierno en un periodo particularmente difícil".