Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La semana clave del 'caso DSK'

Los abogados de la limpiadora intentan evitar que el fiscal retire los cargos contra el exdirector del FMI

Los abogados de Nafissatou Diallo, la limpiadora que acusa al exdirector del Fondo Monetario Internacional (FMI) Dominique Strauss-Kahn de agresión sexual, han pedido al juez que instruye el caso que recuse al fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus Vance, por haber tratado injustamente a la supuesta víctima. Esos abogados están convencidos de que Vance, que presentó inicialmente los cargos criminales contra el político socialista francés, pedirá mañana al juez en una reunión que los retire. Por ello, el equipo legal de Diallo ha presentado una moción para que el magistrado nombre a un fiscal especial que asuma la acusación.

Vance perdió en julio la confianza en Diallo, de 32 años, por diversas inconsistencias en el relato de la supuesta agresión. Primero, en una comparecencia ante un gran jurado, dijo que, después de ser agredida, había llorado en un pasillo. Ante el fiscal, posteriormente, rectificó y dijo que había limpiado otra habitación para tratar de mantener la calma. Vance también obtuvo la transcripción de una grabación en el idioma fulani, del oeste de África, en la que se le atribuía a la limpiadora la frase: "Sé lo que me hago, este tipo tiene mucho dinero".

Diallo, nacida en Guinea, llegó a EE UU en 2002. Según ha admitido recientemente, mintió en su petición de asilo político sobre diversos sucesos en su pasado, como que fue violada por diversos soldados en su país natal. Al tener constancia de esas mentiras, Vance decidió dejar a DSK ?como se le conoce en Francia? en libertad condicional sin fianza el pasado 1 de julio. Previamente había permanecido en arresto domiciliario bajo fianza de un millón de dólares (695.000 euros) y aval de garantía de cinco millones de dólares (3,47 millones de euros).

Kenneth Thompson, uno de los abogados de Diallo, alega ahora que esa pérdida de confianza está motivada en realidad por "un abuso de confianza, un trato injusto, parcialidad y prejuicios", según asegura en la moción presentada hoy en los juzgados de Nueva York. "El fiscal de distrito no está capacitado para llevar este caso... Ha saboteado todo el proceso contra el acusado Strauss-Kahn".

Los expertos legales han coincidido en que esta moción es más bien una forma de ejercer presión sobre el fiscal de distrito, ya que un abogado privado no tiene la potestad de pedir a un juez que ponga la acusación en manos de un fiscal especial. En la causa criminal, Diallo no es ni siquiera parte de la acusación, sino la testigo principal.

Precisamente Vance está investigando si el propio Thompson intentó llegar a un acuerdo con la defensa de Strauss-Kahn, de 62 años, para detener el proceso por la vía criminal si este accedía a llegar a un acuerdo económico extrajudicial. Thompson ha negado esas acusaciones. El pasado 8 de agosto presentó una demanda civil en un juzgado del Bronx, pidiendo una indemnización monetaria cuya cifra no ha revelado a los medios.

Diallo denunció al exdirector gerente del FMI el pasado 14 de mayo. Le acusó de haber intentado violarla en una habitación del hotel Sofitel de Manhattan. La policía arrestó al político en el aeropuerto, cuando ya había embarcado en un vuelo con destino a París. El fiscal Vance asumió la investigación y presentó siete cargos, dos de ellos por actos criminales de índole sexual en primer grado, penados con hasta 25 años de prisión cada uno.

El viernes, la oficina de Vance envió una carta a Diallo en la que la citó a una reunión, mantenida a puerta cerrada ayer. Los abogados de la limpiadora estaban seguros de que el fiscal iba a notificarle que pedirá hoy al juez que se desestimara los cargos.

"El tono de la carta sugiere que el fiscal de distrito de Manhattan va a pedir que se desestimen los cargos criminales", dijo Thompson el domingo en la cadena de televisión CNN. "Si el fiscal de distrito, a quien se elige para que proteja a nuestras madres, nuestras hermanas, nuestras hijas, nuestras esposas, no las va a defender si las violan o las agreden sexualmente, ¿quién lo hará?", se preguntó Thompson.

La defensa de Strauss-Kahn ha mantenido desde el momento de su detención que las relaciones sexuales fueron consentidas y que las acusaciones de Diallo son parte de un plan para enriquecerse a costa de quien, hasta hace solo tres meses, era uno de los principales candidatos a la presidencia francesa.