Preguntas y respuestas del caso de Strauss-Kahn

Detención. El entonces director general del Fondo Monetario Internacional (FMI) y dirigente socialista francés, Dominique Strauss-Kahn (DSK), fue detenido el pasado 14 de mayo en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York para responder a una denuncia presentada contra él por abusos sexuales. El veterano político fue obligado por inspectores de policía a salir de un avión con destino a París minutos antes de su despegue. El máximo dirigente del FMI había sido acusado horas antes por una camarera del hotel Sofitel, situado en la calle 44 del Oeste de Manhattan, de haberla sometido a diversas agresiones sexuales graves en la habitación en la que Strauss-Kahn estaba alojado.

Acusación. Mafissatou Diallo, una camarera de hotel de 32 años, inmigrante africana, dijo que fue atacada por Strauss-Kahn, golpeada y obligada a practicar sexo oral. Según su relato, ella entró en la lujosa suite, una habitación amplia que cuesta 3.000 dólares la noche, pensando que no había nadie. Tan pronto estaba dentro, un "hombre desnudo y con el pelo blanco" se lanzó sobre ella, cerró la puerta y la tiró sobre la cama. "Puso su pene dentro de mi boca brevemente", dice en su declaración. La camarera consiguió pararle y logró escapar hasta el baño. Tras varios minutos de forcejeo, el político volvió a forzarla e intentó de nuevo mantener sexo oral sujetándola fuertemente la cabeza. También intentó violarla sobre la alfombra.

Más información
"Si denuncio a DSK no será para vengarme, sino para reponerme"
Sale a la luz un nuevo testimonio de la supuesta víctima de DSK
Strauss-Kahn denuncia por calumnias a la periodista que lo acusa de agresión sexual

Declaración Strauss-Kahn. La Fiscalía de Nueva York presentó los cargos que se le imputan a Strauss-Kahn: abuso sexual, intento de violación y encarcelamiento ilegal. El exdirector general del FMI se ha declarado inocente de todos los cargos. "No culpable", fueron sus palabras.

Pruebas. Existen pruebas de ADN del semen del presunto atacante en la pared y en el suelo de la suite 2806 del Sofitel. El abogado de la camarera dice poseer también informes médicos y fotos sobre los daños causados a Diallo en la vagina y en el hombro.

Posible pena. Si es declarado culpable, DSK tendrá que enfrentarse a penas de entre 3 a 25 años por cada uno de esos delitos, según su gravedad. En total, podría enfrentarse a 74 años de prisión. El juez decidió la libertad provisional sin fianza de Strauss-Kahn el pasado 1 de julio.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Versiones contradictorias. El fiscal de Manhattan, Cyrus Vance, reconoce que el encuentro sexual ocurrido el 14 de mayo está rodeado de sospechas, y por esa razón se mantienen los cargos contra el político francés. No parece problemático demostrar que hubo un acto sexual pero el problema surge ahora en el relato de su historia, ya que los testimonios de la presunta víctima se contradicen. Lo primero que dijo a los investigadores del caso es que salió corriendo de la habitación y contó lo sucedido a sus compañeros, quienes inmediatamente llamaron a la policía. Cuando los agentes llegaron a la habitación de Strauss-Kahn, este ya había abandonado el lugar. Según un documento del Fiscal de Manhattan, firmado por el asistente del fiscal Artie McConnell, la denunciante afirmó ante un gran jurado que, tras escapar de la suite de Strauss-Kahn, permaneció en el pasillo de la planta 28 del hotel y no denunció lo ocurrido a una supervisora hasta que vio al político francés abandonar la habitación.

Dinero y conversación. De todas las contradicciones encontradas por la fiscalía y expuestas al juez es la del dinero la más difícil de explicar. Se trata de 100.000 dólares percibidos de varios ingresos en Arizona, Nueva York, Georgia y Pensilvania a una cuenta a su nombre. El último dato en ese sentido es la conversación de Diallo con el amigo detenido en una cárcel de inmigrantes de Arizona por venta de marihuana. "No te preocupes, este tipo tiene mucho dinero. Sé lo que estoy haciendo", le dijo la joven a su interlocutor, según la versión que una fuente de la investigación ha facilitado al diario The New York Times. Esa conversación, grabada 28 horas después de la supuesta violación, fue sostenida en un dialecto de Guinea. En ella se revela a una persona dispuesta a sacar rendimiento del ataque que decía haber sufrido. No parece el comportamiento de una mujer asustada y desorientada. Confirma, como las mentiras detectadas por la fiscalía, una personalidad atrevida y dispuesta a todo.

Nuevas denuncias. La escritora y periodista Tristane Banon, de 32 años, ha anunciado que va a denunciar al exdirector general del FMI de intento de violación. En 2002, Banon, que por entonces redactaba un libro titulado Errores confesados, entrevistó a DSK en un piso de París. Según explicó la mujer años después, en 2007, en un programa de televisión, el político francés intentó violarla tras comportarse "como un chimpancé en celo". "Me rasgó el sujetador y trató de bajarme los pantalones", aseguraba en el programa. Nunca denunció el hecho ante la policía porque, según explicó, su madre, Anne Mansouret, dirigente socialista, le disuadió a fin de que no quedara estigmatizada.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS