Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Berlusconi intenta que el Constitucional anule el referéndum nuclear

La consulta está fijada para los días 12 y 13.- El primer ministro italiano quiere impedir que los italianos decidan cancelar definitivamente el programa atómico

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha dado orden a la Abogacía del Estado de recurrir ante el Tribunal Constitucional la reciente decisión del Supremo de autorizar el referéndum sobre la energía nuclear. La consulta está fijada para los días 12 y 13, pero Berlusconi quiere impedir a toda costa que los italianos decidan cancelar definitivamente el programa atómico que su Gobierno había paralizado solo de forma temporal con una ley diseñada para sortear el referéndum.

El voto es doblemente peligroso para un primer ministro que se ve contra las cuerdas. Esa misma jornada los ciudadanos deben aprobar o rechazar la derogación de la ley del legítimo impedimento, que permite al primer ministro aducir empeños de Gobierno para frenar sus juicios pendientes, y responder además a dos cuestiones sobre la privatización del agua, cuya gestión estaba antes en manos de los municipios.

Berlusconi ha definido como "inútiles y demagógicas" las cuatro preguntas del referéndum, convocado gracias a las recogidas de firmas impulsadas por Italia de los Valores. El Pueblo de la Libertad, en un intento de no convertir la consulta en un nuevo plebiscito contra Berlusconi, ha dado libertad de conciencia a sus militantes. Así y todo, alcanzar el quórum -la mitad más uno de los 46,6 millones de censados- parece una empresa difícil de alcanzar. Entre otras cosas, porque los votos de los 3,5 millones de residentes en el extranjero probablemente no serán contabilizados. La decisión del Supremo de autorizar la pregunta sobre el nuclear cambiando su redacción para adaptarla a la nueva norma llegó cuando ya miles de emigrantes habían mandado sus papeletas a Roma.