Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido estudia medidas para proteger a los menores de la "sexualización" precoz

Un informe del Gobierno recomienda frenar la venta de ropa de corte adulto, vigilar los vídeos musicales y facilitar el bloqueo de contenidos en Internet

Frenar la venta de ropa para adolescentes con corte de adultos, retirar de las proximidades de las escuelas los carteles de contenido sexual explícito, someter a los vídeos musicales a un sistema de clasificación por edades como el empleado para el cine o controlar más las imágenes de las cadenas de televisión. Son algunas de las recomendaciones del llamado informe Bailey, que presentará el lunes el Gobierno británico pero cuyo contenido avanzan hoy algunos medios del país.

El informe, encargado por el primer ministro David Cameron a petición de varias asociaciones de padres, advierte de la necesidad de crear un escudo alrededor de los menores para evitar que se conviertan en precoces consumidores. "Hay demasiada sexualidad en las imágenes y la publicidad es excesivamente agresiva. Es preciso tomar medidas para que los padres sientan que controlan en cierta medida los mensajes que absorben diariamente sus hijos", subraya Katherine Rake, directora del Instituto de la Familia, una organización privada de gran influencia en Reino Unido.

Otra de las preocupaciones subrayadas en el documento es la creciente utilización de Internet como medio de presión comercial sobre los menores. Por ello sugiere, entre otras cosas, que sea más fácil su control y que los padres deberían poder comprar ordenadores con los contenidos de adultos ya bloqueados.

Aunque de momento se trata solo de un informe con advertencias y recomendaciones, el Gobierno británico parece decidido a endurecer las leyes de protección al menor. Algo que ya advierte el informe, que recomienda dar a la industria del vídeo un plazo de año y medio para que adopte voluntariamente las medidas sugeridas so pena de exponerse a una regulación más estricta que implique sanciones.