Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos seis heridos en un ataque contra cascos azules italianos en Líbano

Un convoy de Naciones Unidas es alcanzado por una explosión en la carretera que une Sidón y Beirut

Uno de los militares italianos heridos en la explosión
Uno de los militares italianos heridos en la explosión SHARIF KARIM (REUTERS)

Al menos seis cascos azules italianos de la misión de Naciones Unidas en Líbano (FINUL) han resultado heridos por una explosión al paso de su convoy en la autopista que une Beirut y Sidón. Uno de los soldados alcanzados por el ataque está en estado de gravedad. Se investiga el origen de la explosión. El último atentado contra la FINUL con víctimas mortales se produjo el 25 de junio de 2007. Entonces murieron seis militares, tres colombianos y tres españoles.

"No sabemos hasta ahora si se trata de un coche bomba o si fue una explosión activada por control remoto. Se ha enviado al lugar un equipo para que investigue lo sucedido", ha señalado una fuente militar que prefirió no revelar su identidad. La explosión se ha producido a unos 10 kilómetros al norte de la ciudad sureña de Sidón y cerca del río Awali. El vehículo golpeado era el último del convoy, que se dirigía a Beirut.

"Cinco [de los militares] están moderadamente heridos, pero uno tiene heridas serias. Están en el hospital de Sidón", ha informado el portavoz de la FINUL Andrea Terenti. Según las imágenes distribuidas por las agencias, el vehículo ha quedado totalmente destrozado, con lasventanas reventadas y metralla sobre la carrocería. Varias fotos han mostrado a dos de los italianos que iban en el vehículo con el rostro cubierto de sangre.

Pese a que algunas informaciones señalaron en primera instancia que uno de los ocupantes del coche de la FINUL había fallecido, el Estado Mayor italiano ha desmentido la noticia. La misión de la ONU en la zona cuenta con alrededor de 12.000 soldados desde la última escalada bélica entre Líbano e Israel en 2006 y para vigilar el alto el fuego entre la milicia partido Hezbolá y las autoridades israelíes.

España cuenta con más de 1.000 militares destinados en Marjayún, el sureste del país, y el general español Alberto Asarta comanda desde hace más de un año la misión de mantenimiento de la paz. Italia es el país que aporta la mayor cantidad de efectivos con 1.700.

La tensión en el país de los cedros subió un escalón desde que los ministros de la oposición saliesen en enero del Ejecutivo dirigido por Saad Hariri y abriesen la puerta a una crisis de Gobierno que acabó con la elección de Nagib Mikati, candidato de Hezbolá, como nuevo primer ministro.