Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Poca credibilidad y mucha Biblia en la campaña peruana

La religión se cuela como arma electoral en la segunda vuelta de las presidenciales en Perú

En la difícil misión de convencer a una importante masa de votantes indecisos, los dos candidatos que disputarán la segunda vuelta de las presidenciales en Perú no escatiman recursos. Cuando la argumentación racional no es suficiente para convencer, queda abierta la puerta de lo sobrenatural. La primera en recurrir a ella fue Keiko Fujimori, quien juró por Dios que si llega al poder no indultará a su padre, el exmandatario ahora en prisión por delitos de lesa humanidad y corrupción. Días después le siguió los pasos Ollanta Humala, quien también juró, con una mano apoyada sobre la Biblia, que respetará la Constitución y no intentará reelegirse si gana los comicios del 5 de junio.

El juramento del candidato nacionalista, efectuado frente a un auditorio de intelectuales en el salón de grados de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, es el último paso en su intento de espantar el miedo del electorado a que un eventual gobierno suyo pretenda cambiar radicalmente las reglas de juego políticas y económicas e imponer un régimen similar al de Hugo Chávez en Perú. Con ese propósito, el comandante retirado del ejército ha reformado sus equipos técnicos, incluyendo en ellos especialistas que antes trabajaron con otros partidos, como el jefe del programa económico del expresidente Alejandro Toledo, Kurt Burneo. También ha presentado dos documentos que modifican su plan de gobierno original y en los que abdica de varias de sus propuestas más radicales.

"Humala jura ante la Biblia porque sabe que la gente no le cree", replicó Keiko Fujimori apenas se enteró de la noticia. El pueblo, en todo caso, tampoco le cree a ella. Según una reciente encuesta, un 64% de los electores estima que Fujimori encontrará la manera de liberar su padre si gana la presidencia. Eso no impide que la candidata de Fuerza 2011 encabece los sondeos, con 52,9% contra 47,1% de su adversario, en una simulación de sufragio realizada por la encuestadora Datum y difundida el jueves 26 de mayo. "Pesan más los miedos económicos", comenta el analista David Sulmont, en declaraciones al diario La República.

El último acto (hasta el momento) de la escalada mística en el proceso electoral lo protagonizó un supuesto adivino brasileño, llamado Reinaldo Dos Santos, que se presentó en la televisión peruana y vaticinó el triunfo de Keiko Fujimori. El diario La Primera, de marcada tendencia humalista, denunció que, antes de hacer sus "revelaciones", el adivino sostuvo una reunión con varios importantes personajes del entorno fujimorista.