Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La detención del director del FMI

Un sustituto interino para Strauss-Kahn

El 'número dos' del FMI, el estadounidense John Lipsky, que anunció el jueves que pensaba marcharse en agosto, toma las riendas de la institución

El Fondo Monetario Internacional ha comunicado hoy que el número dos de la institución, el estadounidense John Lipsky, se hará cargo de ella a partir de ahora. Sin embargo, este anunció el pasado jueves que tenía pensado marcharse en agosto. Habrá que ver si, con este nuevo escenario surgido tras la detención de Strauss-Kahn, reconsidera su decisión.

Una norma no escrita entre Estados Unidos y los países europeos establece que el control Fondo recaiga en un europeo, mientras que el puesto de presidente del Banco Mundial, su institución hermana, corresponde a un estadounidense. Sin embargo, los países emergentes, de acuerdo a su poder creciente (por ejemplo, Brasil, China e India ya son contribuyentes netos), reclaman un cambio en esta costumbre.

Si esto llega a llevarse a efecto, podría tener consecuencias profundas en la política de la institución financiera, puesto que algunos países en desarrollo vieron con escasa simpatía la participación del FMI en los paquetes de rescate, pues consideraron que las naciones europeas se veían tratadas con guante de seda.

La detención de Strauss-Kahn llega, precisamente, en un momento delicado en las negociaciones sobre el ajuste de los planes para Grecia, Irlanda y Portugal. El director gerente tenía previsto haber estado hoy en Berlín para hablar con la canciller alemana, Angela Merkel, sobre Grecia. Esta tarde, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha asegurado que las negociaciones del caso giego no se verán afectadas.

Con la detención de Strauss-Kahn, los dos últimos mandatos del FMI han dejado un sabor amargo. El del español Rodrigo Rato porque no supo ver y anticiparse a la crisis mundial que venía, y este del francés por la forma traumática de terminarlo. El ciclo de Kahn concluía oficialmente en 2012, aunque se daba por seguro que abandonaría el cargo este mismo año para volcarse en su carrera política francesa.