Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Referéndum en Ecuador

La oposición de Ecuador cuestiona el referéndum

Pide a la misión de observadores de la OEA que aumente la vigilancia para evitar el fraude.- Los últimos datos oficiales dan casi un empate en las dos preguntas más polémicas

La oposición ecuatoriana ha pedido este lunes un exhaustivo recuento de los votos del referéndum del sábado tras saberse que los primeros datos oficiales distan mucho de los sondeos a pie de urna difundidos poco después del cierre de las mesas electorales y que dieron una holgada victoria al Gobierno. Los opositores al presidente Rafael Correa albergan la esperanza de que los ecuatorianos le hayan dado la espalda al Ejecutivo en su intención de reformar el sistema judicial y controlar la prensa, dos de las 10 preguntas a consulta, aunque según los últimos datos oficiales, con un 43% de los votos escrutados, el no aventaja al en cuatro décimas en la cuestión sobre la prensa y en unos 0,05 puntos porcentuales en la que hace referencia a la justicia.

Aunque finalmente el Gobierno ganara en esas dos cuestiones polémicas, los críticos de Correa creen que el triunfo será muy ajustado, lo suficiente como para que el Ejecutivo reciba el mensaje de que no puede hacer lo que quiera todo el tiempo. Correa insiste en el triunfo de su propuesta. Asegura que en todas las provincias el vencerá por un margen de 200.000 a un millón de votos frente al no.

"Los resultados muestran que la mayoría de electores no está con el Gobierno", dijo Alberto Acosta, exmiembro fundador del partido de Rafael Correa. Sostiene que el presidente ya sale derrotado si obtiene una victoria pírrica porque planteó la consulta popular como un plebiscito de aprobación a su figura y gestión. "Él anunció una goleada y, cuando entró en pánico, recurrió a una campaña clientelar cuyo resultado no es el que esperaba".

Vigilancia de la OEA

En este contexto, la preocupación de la oposición es vigilar el recuento oficial, así como exigir una explicación sobre el supuestamente erróneo sondeo rápido de Santiago Pérez. Ese estudio fue la fuente de información que el Gobierno empleó para atribuirse un holgado triunfo el mismo sábado. Una comisión de parlamentarios de la oposición ya se ha reunido con la misión de observadores de la Organización de los Estados Americanos (OEA), a la que se solicitó que aumentara la vigilancia para evitar el fraude.

Jaime Nebot, alcalde de Guayaquil y mayor adversario de Correa, se sumó a las críticas contra los resultados preliminares. "Está claro que el Gobierno faltó el respeto y engañó a los ciudadanos al utilizar a su mentiroso encuestador para difundir un sondeo amañado, que dio un supuesto aplastante triunfo del sí en la consulta popular", afirmó. "Según los primeros datos publicados por el Consejo Nacional Electoral, en 9 de las 10 preguntas, la mitad más uno de los ecuatorianos no voto por el sí", aclaró.