Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La muerte de Bin Laden impulsa a Obama en las encuestas

Los datos del Times y CBS, con 532 entrevistas telefónicas, demuestran un aumento de la popularidad del presidente de 11 puntos

La muerte de Osama Bin Laden y el modo en que se ejecutó han impulsado la gestión de Barack Obama en las encuestas de popularidad. Los norteamericanos dan su apoyo a la operación ordenada por el presidente y además la consideran un acierto en la guerra contra el terrorismo y en su política exterior en general. Obama consigue mejores notas que hace un mes entre todos los signos políticos: demócratas, independientes y republicanos. Una sólida mayoría opina que su gestión, que acabó con la aniquilación del terrorista más buscado por EE UU, ha hecho del país un lugar más seguro.

Un 57% de los estadounidenses considera que el presidente está haciendo una buena gestión, frente al 46% de hace un mes, según una encuesta del New York Times y CBS. La consultora Gallup sitúa su índice de aprobación en un 50%. Los datos de la encuesta del Times y CBS, elaborada con 532 entrevistas telefónicas, demuestran un aumento de la popularidad del presidente de 11 puntos, tres puntos mayor que el que registró George W. Bush después de la captura de Saddam Hussein en Irak en diciembre de 2003. El ascenso en las encuestas relativas a Obama proviene sobre todo de una mejor imagen entre independientes y republicanos. Entre estos últimos, Obama ha incrementado su popularidad de un 15 a un 24%.

No hay duda entre esos encuestados de que la aniquilación de Bin Laden es una victoria en la guerra contra el terrorismo: un 87% la considera un triunfo, de mayores o menores dimensiones. De hecho, un 50% opina que el terrorista saudí aún estaba al mando de la red de Al Qaeda, una década después de los ataques contra Washington y Nueva York. Un porcentaje idéntico, un 50%, estima que su captura y muerte hacen justicia final a los atentados.

El Washington Post ha elaborado su propia encuesta, en la que asegura que un 56% respalda ahora la gestión de Obama, frente al 47% de hace un mes. La encuesta se realizó entre 654 personas. De ellas, un 72% se muestra aliviada por la muerte del líder de Al Qaeda. Aun así, un 85% asegura que será necesario incrementar las actividades militares para reducir la amenaza terrorista.

En la encuesta de Gallup, un 53% de los norteamericanos asegura que la llamada operación Gerónimo ha aumentado en general su confianza en el presidente Obama. Entre los demócratas, esa cifra es del 80%, y entre los independientes, del 51%. Además, un 54% de los encuestados estima que hoy EE UU es un país más seguro gracias a la muerte del líder de Al Qaeda. Esa encuesta se realizó el lunes por la noche por vía telefónica, entrevistando a 645 ciudadanos. En términos generales, demuestra que en EE UU hay una percepción positiva de la muerte de Bin Laden y de la gestión de Obama al respecto como comandante en jefe. Aun así, un 62% de los encuestados opina que es probable que haya actos de terrorismo en EE UU en las próximas semanas y un 17% asegura que esos atentados son "muy probables".

Un 45% de los encuestados por Gallup asegura que, con la muerte de Bin Laden, debería darse por concluida la misión bélica en Afganistán y debería devolverse a las tropas norteamericanas a casa. Una ajustada mayoría del 52% estima que la misión no ha finalizado y que las tropas deben quedarse en aquel país asiático. La Casa Blanca tiene previsto iniciar el repliegue el próximo verano. Son los demócratas los únicos que creen mayoritariamente que la muerte del terrorista supone el fin de la guerra afgana, en un 54%. En contraste, sólo un 38% de los republicanos opina del mismo modo.

Las cifras de la encuesta del Times y CBS muestran un dramático aumento de la confianza en Obama como comandante en jefe. Un 72% tiene buena impresión de cómo se enfrenta al terrorismo. Un 61% asegura que están gestionando de un modo acertado la guerra contra los Talibán. Un 52% le atribuye una acertada gestión en política exterior. Su gestión de la economía, sin embargo, sigue obteniendo una mala nota: sólo un 34% la aprueba, cuatro puntos por debajo de los resultados de los sondeos de abril.